Sí & No: Amparo Noguera

Reportajes y Entrevistas

Sí & No: Amparo Noguera

Por Pilar Navarrete / Fotografía: Carolina Vargas

Paula 1245. Sábado 10 de febrero de 2017. Especial Amor.

_ he pensado que estoy loca. Miles de veces. Bueno, no miles, pero sí lo he pensado. Creo que todos lo hemos pensado alguna vez. _NO entiendo a la gente que se salta las comidas, que no almuerza o que no come. Yo dependo absolutamente de almorzar y de comer. Para mí son momentos fundamentales en el día. _ me habría gustado ser antropóloga si no hubiera sido actriz. O me hubiese ido a vivir África a investigar leones o gorilas; lo más imposible y lo más lejano a mis posibilidades físicas y de personalidad que pueda existir. _NO he podido superar ningún miedo de infancia. ¡Ah! ¡Sí! A los perros. Antes me daban miedo. Ahora los quiero, me conmueven. _ me daba miedo cuando chica ir a ver obras de teatro infantiles. Se suponía que iba a ser un bonito panorama, pero todo se derrumbaba cuando veía a uno de mis tíos actores que almorzaban en mi casa dentro de un corpóreo: disfrazados de árboles o tazas. Eso me daba terror. _NO sé por qué cuando chica también me asustaba que se me apareciera la virgen o alguien bíblico. Quizás como decían que se les aparecían a la gente que era muy buena, probablemente tenía una buena imagen de mí misma y me sentía candidata. _ creo en dioses. Me conecto con ellos en los momentos de fragilidad. Cuando uno tiene seres cercanos que han muerto, esos dioses aparecen con cara y con un nombre. Ellos empiezan a ser mis nuevos dioses que viven en un lugar más sabio y más claro del que yo habito ahora. _NO he sido constante con las terapias a las que he ido a lo largo de mi vida. Me podrían haber servido más si me hubiera dado el espacio para eso. _ soy despilfarradora. Lo más caro que me he comprado son todas cosas que no ocupo y tengo guardadas. Creo que en el acto de comprar existe la creencia de que las cosas te podrían llevar a otro lugar, incluso a ser otra persona, lo que en la mayoría de los casos no ocurre. Como en mi caso. _NO entiendo del Chile de hoy que hayamos vuelto atrás con el gobierno que ganó las elecciones. _ soy bastante neurótica en todo. Me pongo mal genio cuando estoy nerviosa o estresada: me molestan los ruidos, las radios prendidas o el exceso de voces. Creo que tengo estrés auditivo. Necesito el silencio, por eso, cuando me concentro, desearía que no hubiese nadie alrededor. _NO puedo cortarme el pelo o teñirlo del color que yo quiera en época de grabaciones. Ni hacerme un tatuaje o broncearme en verano. La continuidad se hace dueña de mí. _ me fumo un par de cigarros y me tomo una copa de vino cuando llego a mi casa por la noche. Es mi forma de terminar el día, de ponerle fin. Ahí digo: “Cierro este día”. Vuelvo a mí.

Seguir leyendo