Sí & No: Izkia Siches

Reportajes y Entrevistas

Sí & No: Izkia Siches

Por María José Salas / Fotografía Alejandro Araya

Paula 1248. Sábado 7 de abril de 2018.

  NO le creo mucho a mi mamá cuando me dice que mi nombre es vasco, tengo la seria sospecha de que lo inventó.      atesoro grandes recuerdos de mi infancia en Arica, donde nací, como cuando íbamos todos los primos amontonados en la parte de atrás de un auto a la playa Chinchorro y en la tarde a la piscina olímpica de la ciudad. Pasábamos todo el día en el agua. Vengo de una familia achoclonada, alegre y relajada.     NO sigo militando en el Partido Comunista como lo hice en mis primeros años de universidad. Dejé de participar hace alrededor de 10 años, fue un distanciamiento natural en la medida que me involucraba más en los temas de salud. Soy alguien que valora mucho la diversidad y fue a partir de esa experiencia que he podido construir un grupo de trabajo bastante amplio y heterogéneo en el gremio.     creo necesario hacer terapia, pero yo soy pésima paciente. Ahora que asumí este cargo lo estoy tomando con más seriedad para no dejar de lado mi autocuidado y que el colegio o la “farándula política” me consuman. Creo que es una responsabilidad de los políticos y dirigentes mirarse continuamente.     NO existe un registro oficial de denuncias en el Colegio Médico por discriminación o acoso sexual porque es un tema que recién estamos abordando. La campaña #EnSaludTambién es un primer paso para prevenir y solucionar el conflicto en las distintas instituciones.      creo que es un desafío visibilizar la desigualdad de género para poder enfrentarla, ya que muchas veces somos las mismas médicas quienes minimizamos el problema, porque si hay algo muy común en este oficio, es la discriminación que sufren las mujeres en las entrevistas de los programas de especialidad, así como también en la formación como residentes. Me alienta que las nuevas generaciones somos un poco más críticas y conversamos más.   NO puedo hacer todos los hobbies que tengo porque me falta tiempo. Pero me encanta bailar, hacer yoga, escuchar salsa y ritmos latinoamericanos. Ahora estoy pegada con Moral Distraída, pero también me gusta mucho la música afroperuana, los ritmos andinos como el de Eva Ayllón y algunas canciones más tranquilas de Nano Stern o Kevin Johansen.     le tengo miedo a no ser feliz, a perderme en el camino. Soy muy obsesiva en algunas cosas, en especial en mi trabajo y no quiero que estos desafíos me pasen la cuenta. A pesar de mi cargo en el Colegio Médico sigo ejerciendo la medicina en el sector público. No podría ser de otra forma. Un dirigente del gremio no puede perder la conexión con la realidad de los pacientes y la de los colegas     NO compro ropa por internet porque necesito probármela. Pero soy muy trapera, es en lo que más derrocho. También me gusta mucho viajar, no a lugares muy sofisticados, pero sí tomar el auto sin saber si terminaré en la playa, en el campo o en la cordillera.     me veo en cinco años más volviendo a ser médica de base, a tiempo completo, en mi querido hospital San Juan de Dios. La salud pública, además de ser un trabajo muy bonito y desafiante, es un cable a tierra que no quiero perder.

Señas
Iskia Siches.
32 años.
Médica cirujano.
Presidenta del Colegio Médico de Chile.

Seguir leyendo