Sí & No: Pedro Engel

Reportajes y Entrevistas

Sí & No: Pedro Engel

Por Carla Alonso / Fotografía Rodrigo Chodil

Paula 1246. Sábado 10 de marzo de 2018.

     llevo un registro de todos mis sueños. Tengo cajones y baúles con cuadernos de mis sueños desde los 25 años. Ahora anoto más en el computador y los guardo en la nube. He tenido muchos sueños premonitorios. En 1985 fui a Disney con mis hijos y soñé que un vecino iba a vender su propiedad para que se construyera un condominio, que una amiga se casaba y que me iban a despedir. Los tres se cumplieron.     NO hago predicciones a mis hijos, hermanos o amigos. Solo les leo una carta de tarot a cada uno para el Año Nuevo.      tengo una pesadilla recurrente y tiene que ver con mis ancestros. Mi familia, por parte de mi papá, fueron todos asesinados en la Segunda Guerra Mundial. En la pesadilla vuelven esas memorias de dolor.     NO voy a terapia. No me analizo con sicólogo o siquiatra. Hice sicoanálisis de diván por 12 años y ahora me reviso a mí mismo.     SI hay algo que les traspasé a mis hijos, fue la resiliencia. He pasado por momentos bien difíciles: cuando tenía 15 murió mi hermano mayor en un accidente de auto; quedé viudo cuando mis hijos tenían entre 3 meses y 7 años; y tuve una depresión que me duró muchos años. He muerto y resucitado varias veces, como la canción de la cigarra.     NO creo que el futuro se pueda adivinar. Pero el estudio de la astrología y el tarot funcionan como una guía para tomar las decisiones del futuro. Creo que el futuro está escrito pero se puede cambiar. En la filosofía de la Cábala esto se llama Tikún, que tiene que ver con hacerle un arreglo al destino trazado.      veo una energía para este 2018 y es aprender a quererse y respetarse a uno mismo. Es tiempo para estar con uno, para abrazarse. Es el año del perro de tierra y por aspectos planetarios, es un año de introspección.     NO le hago mucho caso al pesimismo. Tuve una tendencia a ser un poco negativo, un día me aburrí y dije: “voy a enfocarme en el lado positivo de la vida”. Fue un trabajo constante y cotidiano. Lo principal es meditar.     tengo una faceta poco conocida: mis joyas. Pedro en griego significa piedra y desde niño tengo fascinación por minerales y cristales, los que colecciono. Hace 25 años hago talismanes de gemas y collares. Ando siempre con una turmalina negra, que compré en Brasil, o una que se llama shungit, que es rusa.     NO hablo mucho de mi antigua participación en el MIR. De eso solo quedan lindos recuerdos de mis compañeros y compañeras.     me levanto a las 4:30 AM y a esa hora, en mi taller al aire libre, en mi casa en La Reina, medito, leo y hago algún talismán. Al meditar enfocas la mente hacia lo divino y universal. Tengo una técnica de 24 horas de meditación, incluso cuando duermes. La meditación se llama “El nombre secreto de Dios” y la aprendí en la Cábala.     NO soporto del Chile actual que tanta gente hable de los demás, para no verse a sí mismos. Lo veo en Twitter, en la televisión y en la calle, donde todo el mundo pone el foco en los demás. ¿Por qué no se miran a sí mismos?      soy seco para la cocina. Mi especialidad es la cocina de Europa del Este: gulash, pimientos rellenos, spetzel y guisos picantes de pimentón con ají. Todo picante y con harta pimienta.     NO pienso jubilar, porque lo encuentro muy fome. El trabajo me mantiene vivo. Pienso hacer clases de ancestrología hasta que pueda. Hoy lo hago en institutos y centros, en Santiago, Concón, Concepción y Temuco.

Señas
67 años.
Astrólogo y ancestrólogo.

Foco actual:
Escribiendo un libro sobre el horóscopo chino 2019 y otro llamado Oráculo ancestrológico, junto a Gloria Liberman.

Seguir leyendo