*
17 noviembre, 2016
orla

Noah Oppenheim: el hombre detrás de la historia de Jackie

Por el guión de Jackie, el primero de su carrera, el periodista neoyorquino Noah Oppenheim recibió el premio a Mejor Guión en el último Festival de Cine de Venecia. A pocos días de que la cinta dirigida por el chileno Pablo Larraín se estrene en Estados Unidos, adelanta las claves del filme que se postula como una de las favoritas para los premios Oscar.

Por Pilar Navarrete


Paula 1213. Sábado 19 de noviembre de 2016.

Nunca antes había escrito un guión, porque lo suyo no son las películas, sino que las ciencias políticas y el periodismo. Pero en su primer intento Noah Oppenheim, el estadounidense detrás de la historia de Jackie –la cinta dirigida por el chileno Pablo Larraín que narra los sucesos más íntimos y duros que debió enfrentar la ex primera dama Jacqueline Kennedy tras el asesinato de su marido, el ex presidente de Estados Unidos John Kennedy–, dio el golpe de oro: ganó el premio a Mejor Guión en último Festival de Cine de Venecia. Desde Nueva York, entre medio de la convulsionada cobertura de las elecciones presidenciales, donde le tocó trabajar como periodista, relata cómo construyó el momento más dramático en la vida de la célebre primera dama e intentó revelar la “verdad emocional” tras esa traumática experiencia que marcó al mundo pero que, hasta ahora, nunca se había centrado en lo que le pasó a ella.

“(En el guión de la película) Quería contar la historia de cómo una mujer extraordinaria sufrió un trauma inimaginable (…). Jackie es una de las mujeres más famosas del siglo XX, pero, más allá de lo superficial, sabemos muy poco de ella”.

¿Cómo te convertiste en el guionista de Jackie? ¿Fuiste tú quien lo escribió y luego buscaste a alguien que lo cotizara o te buscaron directamente para escribirlo?
Jackie fue el primer guión que escribí en mi vida. Pero lo escribí por si acaso, sin tener expectativas de qué podía pasar con él. Cuando lo tuve listo se lo pasé a mi agencia, CAA, para contactar a un director a ver si se interesaba en él. Darren Aronofsky (director de El cisne negro), cuyas películas siempre he amado, se involucró y más tarde le dio a Pablo (Larraín) el guión y lo animó a hacerlo.

¿Cuál era tu relación personal con Jackie Kennedy? ¿Eras un seguidor de su historia, de su figura?
He estado interesado en Jackie Kennedy desde que era un niño. Mi madre estaba en la escuela primaria cuando el Presidente Kennedy fue asesinado y ella guardó todos los periódicos y revistas de la época. Cuando me mostró las imágenes de Jackie en el funeral yo estaba fascinado. A medida que crecía, me obsesioné con la historia y la política de Estados Unidos. Estudié en la escuela y me convertí en periodista. Con los años leí todo lo que pude acerca de la familia Kennedy, y especialmente de Jackie. Siempre tuve la sensación de que, como tantas mujeres en la historia, nunca había recibido suficiente crédito por sus contribuciones.

¿Cuál fue la historia que quisiste contar en tu guión y que justamente no se había contado hasta ahora?
Quería contar la historia de cómo una mujer extraordinaria sufrió un trauma inimaginable, y luego guió tanto a su familia como al país a un proceso de sanación. Jackie es una de las mujeres más famosas del siglo XX, pero, más allá de lo superficial, sabemos muy poco sobre ella. Con demasiada frecuencia, cuando se ha escrito sobre ella o se ha retratado en la pantalla, solo ha sido a través del lente de su belleza, de su sentido del estilo, o de su relación con su marido. De hecho, ella fue tan responsable como él de la creación de la mitología que ahora asociamos al Presidente Kennedy. Fue la primera persona en referirse a su administración como “Camelot” y lo hizo en una entrevista que dio solo días después de su muerte. Cómo tuvo esa claridad mental para definir su legado, en medio del dolor de su duelo, refleja tanto su fuerza y su brillantez.

¿Cómo describirías la historia que cuentas en la película?
En muchos sentidos la historia que contamos es una historia de horror. Una mujer que acaba de presenciar el asesinato de su marido. Una mujer que se ducha en la sangre de él. Una mujer que está siendo desalojada de su casa. Una mujer donde todo en su mundo, de un momento a otro, se vuelve completamente al revés. La película la muestra en el momento en que está siendo puesta a prueba como mujer, como madre y como figura pública de las formas más extremas imaginables.

900x1350-copia

“Siempre tuve la sensación de que, como tantas mujeres en la historia, nunca había recibido suficiente crédito por sus contribuciones”, dice Noah, quien se obesionó con Jackie desde niño. / Fotografía: Agradecimientos Fábula

¿Cómo hurgaste para descubir lo que pasó a puertas cerradas en sus primeros días de duelo?
Hay una cantidad increíble de información disponible sobre ese periodo en la historia y yo me lo leí todo: libros, artículos, cartas, entrevistas con testigos oculares. Y, como desde que Jackie Kennedy falleció se ha desclasificado mucha más información de lo que se tuvo en la época, me sumergí en todo eso.

¿Qué dificultades enfrentaste en el camino?
No me tomó mucho tiempo escribir el primer borrador del guión, solo unas pocas semanas en realidad. Había estado leyendo sobre el tema toda mi vida e hice un esfuerzo final de investigación antes de empezar a escribir. Después de ese primer borrador, una vez que Pablo (Larraín) se unió al proyecto, me empujó a profundizar en la verdad emocional de su experiencia. Esas revisiones tardaron varios meses más.

¿El guión es una ficción sobre lo que ocurrió o trataste de ser lo más fidedigno posible con la realidad?
Me siento muy confiado en que todo lo que aparece en la película o pasó, o podría haber sucedido. Incluso las escenas y las conversaciones que imaginamos están arraigadas en alguna investigación. Obviamente no podemos saber exactamente lo que Jackie estaba pensando o lo que estaba haciendo sola, a puertas cerradas, pero podemos hacer conjeturas educadas, muy bien documentadas.

Por esta historia en el último Festival de Venecia recibiste el premio a Mejor Guión. El jurado dijo que lo había otorgado “porque su estilo narrativo rompe con el molde habitual de las biografías de Hollywood”. ¿Cómo describirías ese estilo? ¿Cuál era el molde que no querías repetir?
Esto es cuestión de gusto, pero personalmente no soy muy fan de las películas biográficas que cuentan la historia de una persona desde su cuna hasta la tumba, porque creo que es increíblemente difícil captar la esencia de una persona contando cada evento de su vida. En cambio, en el guión que escribí quería examinar a Jackie durante un periodo de su vida muy corto pero increíblemente intenso. También queríamos captar el hecho de que la gente no puede ser definida de una sola manera. Las personas son complicadas y presentan diferentes caras al mundo, dependiendo de las circunstancias, especialmente si se trata de políticos y celebridades.

 

Etiquetas: ,

Deja tu comentario