Nuevo talento de la moda española

Reportajes y Entrevistas

Nuevo talento de la moda española

Por Cecilia di Genaro / Fotografía: Gentileza de Leandro Cano

Recreando la iconografía de sus tierras andaluzas, en diseños que combinan lo artesanal y la tecnología, el diseñador Leandro Cano está renovando el panorama de la moda española. Apadrinado por Marc Jacobs y comparado con Alexander McQueen, debido a la majestuosidad de sus creaciones, a fines de mayo mostrará por primera vez su trabajo en América Latina, en la pasarela de Ropero Paula, como invitado de Paula e Inacap. En estas páginas habla de su trabajo y explica por qué la identidad es fundamental para el éxito de una marca.

Paula 1173. Sábado 9 de mayo de 2015.

“Un claro discípulo del inglés Alexander McQueen, por sus nuevos métodos de construcción”. Así definió el director de la revista Glamour Alemania, George Wittmann, a Leandro Cano (31), el diseñador más llamativo de la escena de moda española actual. Un trabajo aplaudido por la crítica especializada no solo por la majestuosidad de sus diseños, sino por la representación que en ellos hace del repertorio de imágenes de su tierra: Andalucía.

A través del teléfono, desde sus oficinas de Madrid, y mientras prepara lo que será su primer desfile en América Latina, como invitado internacional a Ropero Paula (del 28 al 31 de mayo en Portal La Dehesa), Cano explica que “en mis prendas se ve mi repaso por la identidad andaluza a través de sus paisajes y colores, junto a un sello naif y romántico que se termina de imprimir con el trabajo artesanal. Eso se contrapone con el futurismo que ofrecen los materiales y los volúmenes. En mi pasarela, entonces, se pueden ver vestidos de gran caída, decorados con flores, junto a enteritos de cuero que bien podrían ser la vestimenta para viajar al espacio”.

“No le tengo miedo a nada. Decido arriesgar porque veo que hay muy pocos diseñadores que lo hacen. Porque estamos destinados a vender. Hice la línea prêt-à-porter Luke para aunar el sueño con la supervivencia en la industria”.

Leandro Cano nació y creció en el pequeño pueblo Ventas del Carrizal y, antes de lanzarse a la moda, probó con la fotografía y el diseño gráfico. Pero las raíces para él siempre han sido determinantes. “En todos los recuerdos que tengo de mi casa materna, la máquina de coser está presente. Mi abuela era una mujer muy elegante que le hacía vestidos a mi madre, a mí y a mis hermanos. Indudablemente eso me marcó”, dice. Instalado en Sevilla, cursaba primer año de Diseño y Moda cuando ganó el primer lugar del concurso Madrid Cibeles Novias, con un traje hecho de blondas de papel reciclado. Un año después presentó su primera colección de alta costura, Buffet (otoño-invierno 2012), en la pasarela del concurso Designer for Tomorrow, en Berlín, obteniendo nuevamente el primer lugar, además de la atención del diseñador estadounidense Marc Jacobs, quien lo llevó a trabajar con él a Louis Vuitton, firma de la que era entonces director creativo, y lo apoyó en la creación de su segunda entrega, Ánima (primavera-verano 2013). Luego vendría 0.83 (otoño-invierno 2014) y Luke,  la línea prêt-à-porter que presentó en febrero de este año en el Mercedes Benz Fashion Week de Madrid y que mostrará en la pasarela de Ropero Paula.

Hacer prêt-à-porter, ¿te significó cambiar tu forma de diseñar?
No necesariamente, pero sí puedo decir que esta es una colección más relajada. No estaba dispuesto a renunciar a los materiales que me interesan y he usado en alta costura: cuero, punto, brocato. Tampoco a las estampas, los detalles artesanales en bordados, pliegues y pedrería. Simplemente reduje un poco los volúmenes y trabajé la materialidad desde otro lugar para adaptar esta primera colección prêt-à-porter, Camino, a la vida cotidiana sin perder una pizca de originalidad.


En la colección 0.83 (otoño-invierno 2014), la tercera de su carrera, Cano mostró una vez más su interés por los volúmenes y la experimentación.

¿De qué manera está representada Andalucía en Camino?
Camino tiene tonos verdes, marrones, naranjas, rojos y  mucho paisaje, inspirado en una visión aérea y bucólica de una Andalucía recreada por mí.

¿Por qué bucólica?
Al momento de diseñar acababa de terminar una relación con mucho dolor y eso está bastante representado: el llanto y la tristeza. Un desamor que se ve en mis diseños.

¿Qué significó para ti trabajar con Marc Jacobs?
Una recompensa. Ver cómo elogiaba mi trabajo o se emocionaba con algunas de mis prendas me reafirmó frente al espejo. Además, trabajar con él en Nueva York y en París ayudándolo a armar sus colecciones fue una experiencia muy gratificante. Actualmente sigo en contacto con él, me llama para pedirme que desarrolle accesorios para aplicar a sus vestidos. No puedo decir demasiado, porque hay contratos de confidencialidad, pero tenemos una relación de admiración mutua.

En términos de construcción tus diseños han sido relacionados con los de McQueen. ¿Te acomoda esa comparación?
Lo tomo como un elogio. McQueen es uno de mis ídolos máximos.

Dices que te consideras un “barroco minimalista”. ¿No son contradictorias esas dos ideas?
Sí, pero celebro esa contradicción. Mis vestidos tienen cortes súper limpios, delicados y estructurados. Los colores son básicos. Después llega la hora de recargarlos, de decorarlos a través de la artesanía y la tecnología. Esa es otra cuestión, y ahí es donde entra lo barroco.

Has trabajado con cerámica, con PVC, con un ventilador dentro de un traje, entre otros elementos. ¿Cómo explicas ese gusto por la experimentación?
No le tengo miedo a nada. Con Ánima utilicé plástico porque me permitió la transparencia ideal para poder colocar la cerámica y lograr que pareciese que el vestido estaba flotando. Decido arriesgar, porque veo que hay muy pocos diseñadores que lo hacen. Porque estamos destinados a vender. Hice la línea prêt-à-porter Luke para aunar el sueño con la supervivencia en la industria.

Cano dice que se siente pionero en la mezcla de artesanía y tecnología. En su taller tiene un verdadero laboratorio de investigación, del que salieron las prendas con plumas de la colección 0.83, vestidos con cavidades que generaban movimiento, “como un latido”, explica. Y añade: “eran vestidos muertos que cobraban vida a través de las plumas”.


Izq: Buffet (2012) fue la primera colección de alta costura de Cano. Fue presentada en Berlín, donde ganó un premio, además de la atención del diseñador Marc Jacobs.
Centro:En Ánima (2013) Cano usó cerámica y plástico, entre otros materiales poco habituales en la alta costura.
Der:Camino, la primera colección prêt-à-porter de Cano, estrenada en Madrid, en febrero pasado, llegará a fines de mayo a la pasarela de Ropero Paula. Estampas y colores que recrean Andalucía.

Hay varios diseñadores, y centros de investigación como el MIT, que están uniendo diseño de vestuario y tecnología digital. ¿Te parece que hay moda ahí?
Para mí son diseñadores de productos u objetos, no de moda.

Qué tiene más peso para ti: ¿la artesanía o la tecnología?
Sin duda la artesanía. Trabajo con muchos artesanos de diferentes disciplinas. Mujeres, algunas de ellas muy longevas, que trabajan con técnicas tradicionales, desarrollando piezas de forma laboriosa y preciosista. El punto a mano y los bordados son su especialidad. También colaboran artesanos del cuero que me aportan una visión experta en cuanto a su tratamiento.

MODA, MUJERES E IDENTIDAD

¿Por qué haces ropa de mujer?
Porque adoro a las mujeres. Las mujeres de mi vida son la base: mi madre, mi hermana y mi abuela son mis musas. Cuando diseño, pienso en ellas. Ellas son mi punto de partida.

En 2013 vestiste a Lady Gaga para uno de sus conciertos. ¿Qué celebridad te gustaría que fuera la próxima?
No sueño con vestir a alguien. Por supuesto que hay mujeres que son magnéticas y me inspiran, como Kate Moss y Dita von Teese. Pero en general, me gustan las mujeres atrevidas y arriesgadas. Lo peor que puede pasarle a una mujer es pasar desapercibida.

“En España, o en cualquier parte, la moda debe representar o propio. ¿A qué se debe el éxito de Dolce & Gabbana? A que expone su identidad italiana”.

¿Qué rol tiene la ropa en la construcción de la identidad?
La vestimenta define un estilo que te encasilla en un tipo de persona. Dicho en otras palabras, la ropa te permite crear una imagen de ti. Y, como todo, eso constituye una contradicción, ya que por un lado quieres ser parte del grupo, pero por otro necesitas tener algo distinto que los demás y que te distinga.

Tus diseños, ¿son moda o es arte?
Para mí es arte, como puede serlo una película o una canción. Creo que el éxito de mi marca tiene que ver con los sentimientos que soy capaz de transmitir a través de mis diseños. Me encanta cuando la gente ve un desfile mío y dice que se emocionó. Cada colección es una especie de catarsis.

¿Cuál es el error más común que identificas entre los diseñadores españoles?
Mirar hacia fuera y creer que es mejor que mirar hacia dentro, donde están las raíces. En España, o en cualquier parte, la moda debe representar lo propio. ¿A qué se debe el éxito de Dolce & Gabbana? A que expone su identidad italiana. Cuando representas lo tuyo, lo que conoces, lo haces mejor. Ahí está la clave. ·

Seguir leyendo