Otra vuelta de tuerca

Reportajes y Entrevistas

Otra vuelta de tuerca

Por maría paz maldonado o. / fotografías alejandra gonzález / producción Belén Muñoz

La mecánica y los autos dejaron de ser ambientes exclusivos de hombres, y una creciente oleada de ‘chicas tuerca’ lo demuestra en talleres mecánicos y al volante.

Si antes un neumático pinchado o una batería descargada eran problemas que casi siempre exigían ayuda masculina, hoy el panorama ha cambiado, y las mujeres irrumpen en un terreno que dejó de ser solo de hombres. Por diferentes razones estas fanáticas de los autos decidieron derribar los prejuicios que dicen que las mujeres no entienden de mecánica y que manejan mal, y se pusieron manos a la obra para dar vuelta la injusta expresión ‘mujer tenía que ser’.

“Fuimos criadas en un mundo que nos dijo que existían trabajos para hombres y mujeres, y eso quedó grabado a fuego en algunas personas, pero no me cabe duda de que nosotras estamos generando un cambio de chip a esa idea de tantas diferencias y etiquetas”, cuenta orgullosa Waleska Morales (29), mecánica y fundadora en Temuco del primer taller mecánico del país dirigido exclusivamente por mujeres, Taller Mecánico Femenino (TMF).
Un cambio de mentalidad por el que también apuesta la administradora de empresas y mecánica en el taller AMC Performance Garage, en Santiago Centro, Cristina Catalán (37): “Como mujeres nos preocupamos de todo; si viajamos llevamos ropa para diferentes climas y siempre llevamos de todo en la cartera; sin embargo por esas cosas no arriesgas tu vida, en cambio en el auto sí. Una rueda mal puesta o un neumático en mal estado puede llevarnos a un accidente muy grave, por eso es muy importante que las mujeres aprendamos más de la mecánica de un auto, que al menos tengamos las nociones básicas”.

Con las manos en la ‘grasa’

Ese vacío de información fue lo que llevó a Cristina a involucrarse más en el taller que fundó con su marido en el 2012, y a pasar de una oficina de auditorías a ensuciarse enfundada en su overol cambiando filtros y aceite. “Yo me encargaba de lo administrativo, que era muy fácil, así que ayudaba comprando repuestos y pasando herramientas. Una cosa llevó a la otra y empecé a involucrarme más haciendo cosas básicas como cambio de filtros, de aceite y mantenciones. Nunca pensé en aprender mecánica automotriz, pero ahora sé que fue la mejor decisión que he tomado en mi vida”, cuenta Cristina.

En el mismo camino, Waleska decidió fundar TFM, inaugurado hace un par de meses. “Crecí en un entorno tuerca, de niña mis juegos con ‘muñecas’ eran cuál era la mejor mecánica o soldadora. Luego de adulta tuve la oportunidad de abrir un taller con otra persona, y ahí se profesionalizó mi gusto por las tuercas. Ha sido una experiencia increíble, pero extenuante”, confiesa.

Desde el interior de este mundo de motores y repuestos Waleska identificó dos problemas que derivaron en la creación del taller. “Conocí chicas que estudiaban mecánica en liceos técnicos y que les era muy complicado encontrar prácticas, y luego cuando encontraban, los talleres nunca se adaptaban a la presencia de una mujer y constantemente se sentían menospreciadas o rebajadas solo por ser mujeres. Al mismo tiempo noté que las clientas buscaban, además de una buena atención, un servicio más integral, que mezclara sus necesidades de reparación con una correcta explicación de lo que se le hace el vehículo, evitando esas ‘vueltas’ mareadoras en que caen muchos talleres para cobrar más caro”, explica.

Kristy Valderrama, creadora del sitio Minateniaqueser.cl

Saber para entender

La ignorancia debe ser una de las armas más poderosas para discriminar y, particularmente en la mecánica, muy efectiva. Así lo entendió Kristy Valderrama (27), quien impulsada por el interés en los autos que heredó de su abuelo y papá, el 2015 creó el primer sitio web de motorsport femenino, Mina Tenía que Ser (www.minateniaqueser.cl). “Antes de armar el proyecto hice un pequeño estudio y descubrí que, además de ser el 50% de los usuarios de autos en Chile, las mujeres compraban autos más caros que los hombres, pero que siempre necesitaban estar con un hombre para comprender más de este mundo”, cuenta. La ecuación no le cuadró y decidió crear una plataforma que llenase ese vacío de información.

Comenzó a enseñar aspectos básicos de mecánica con breves videos en Instagram (@minateniaqueser), contenido que a juicio de todas las entrevistadas para este artículo era muy necesario, partiendo por un tema de seguridad. “Falta mucha información sobre mecánica y conducción. Te entregan una licencia de conducir sin tener un mínimo de conocimiento mecánico, menos de cómo manejar una pendiente sin que el auto se detenga o qué hacer ante una emergencia como cambiar un neumático o entender el tablero del auto”, advierte Cristina. Y agrega: “Tener información te lleva a un estado de alerta. Cuando entendí de mecánica me cuestioné el haberme subido a muchos autos en que no debí, o en qué estado está el furgón escolar que lleva a mi hijo el colegio”.

Cosa de chicos y chicas

“No porque sea mujer la comida me queda mejor, en la mecánica es lo mismo; si sabes hacer tu trabajo no hay problema, cada profesional da su sello”, dice Cristina. Ser buena o buen mecánico trasciende una cuestión de género, pero derribar los prejuicios que giran en torno a la industria no ha sido tarea fácil para estas mujeres, sobre todo porque, según coinciden, se sienten constantemente a prueba.

“Muchos hombres ingresan a la web con la intención de ver en qué se equivocó esta mina, qué hizo mal, qué tontera escribió, pero después de que leen solo comentan cosas buenas, me felicitan mucho y comparten el contenido con sus pololas, esposas o mamás”, comenta Kristy. Algo similar a lo que viven las mecánicas de TMF: “Un error de una mujer es un error de todas, mientras que los hombres pueden dejar la embarrada en un vehículo y nunca es visto como grave. Cuando hacemos revisiones en espacios públicos llegan chicos que van a ponernos a prueba, nos hacen preguntas rebuscadas y tratan de pillarnos para ver en qué nos equivocamos o corregirnos. Pero no me complica, al contrario, lo encuentro divertido”, cuenta riendo Waleska.

La excompetidora de rally y piloto del auto 0 en el Campeonato Mundial de Rally 2019, Macarena del Sante.

Mujeres al volante

En las grandes ligas de la competición automotriz las mujeres chilenas también se abren camino con fuerza, esta vez en la fecha del Campeonato Mundial de Rally (WRC), que por primera vez tendrá a Chile como país sede. La esperada noticia, que fue anunciada el pasado 12 de octubre, tomó por sorpresa a los fanáticos del automovilismo, en particular a la expiloto de Rally Mobil Macarena del Sante (39) y a su navegante, Paulina Nasser (30), quienes serán las primeras mujeres en conducir el ‘auto 0’ durante la fecha que se realizará en Concepción el fin de semana del 12 de mayo próximo.

“El auto 0 es el último vehículo de seguridad que pasa antes de los competidores. Primero pasa el triple 0, luego el doble 0 y después nosotras, que largamos cinco a 10 minutos antes del primer auto de carrera, avisando a todo el público que esté bien posicionado. Es una gran responsabilidad, y conducir el auto 0 en un mundial aun más”, cuenta Macarena desde Río Bueno, donde participa como parte del dispositivo de seguridad de un fecha del Rally Mobil.

En un deporte indiscutidamente de hombres este dúo ahora carga con el honor y responsabilidad de ser las primeras mujeres del mundo en escoltar a los competidores del mundial. Aunque defienden que ser un buen piloto no tiene que ver con una cuestión de género, sino con técnica y disciplina, reconocen estar orgullosas de demostrar que las mujeres sí tienen espacio y protagonismo en este ambiente.

¿Cómo tomaron la noticia?
MDS: “Recibir la invitación fue un sueño hecho realidad, pero también un reconocimiento a un trabajo bien hecho. Hay que tener nervios de acero para meterse en un mundo así y ser muy responsable, porque esto no es jugar a los autitos, y siento que ese trabajo bien hecho rindió frutos. Para mí es un tremendo orgullo demostrar que en el automovilismo las mujeres podemos hacer exactamente lo mismo que los hombres, o incluso mejor. Hace rato que hay que sacar el estigma de que los autos son cosa de hombres, y esto es un tremendo paso para hacerlo y visibilizarlo a nivel mundial”.

PN: “Hace 8 años que compito en rally y no ha sido fácil; primero por la preocupación de mi familia, que no quería que me metiera en esto por los riesgos que implica, y luego porque evidentemente es un deporte dominado por hombres y tienes que ir rompiendo barreras y prejuicios constantemente. Pero ha sido increíble sentir que como mujer puedo hacer lo que quiero, más allá de las convenciones sociales. Me siento orgullosa de mi género, de hacerlo presente en un deporte que amo y ahora de llevarlo a un campeonato mundial”.

#Tags

Seguir leyendo