Pechos al aire: doce figuras opinan sobre la nueva forma de protestar

Reportajes y Entrevistas

Pechos al aire: doce figuras opinan sobre la nueva forma de protestar

Por Alejandra Jara

El topless irrumpió en las manifestaciones feministas que se han realizado en las últimas semanas. Una forma de expresión que no ha dejado indiferente a los chilenos, poco acostumbrados a que mujeres desnudas se tomen los espacios públicos.

La imagen de un grupo de mujeres marchando por La Alameda en topless y con el rostro encapuchado se convirtió en uno de los símbolos de la manifestación feminista que convocó la Confech el pasado 16 de mayo, tras la ola de denuncias por casos de acoso y abuso sexual en distintas universidades del país.

Esa jornada de protestas – que también dejó la potente postal de una joven con los pechos al descubierto que se paró al lado de la escultura del Papa Juan Pablo II ubicada en la Universidad Católica – instaló una encendida discusión en redes sociales donde partidarios y detractores dejaron ver sus opiniones sobre esta forma de expresión.

Chile había permanecido ajeno a las manifestaciones en topless, a diferencia de lo que pasa en otros países donde distintos grupos de mujeres con el torso desnudo irrumpen frecuentemente en los espacios públicos para exigir sus demandas, como la organización ucraniana Femen, una de las más conocidas y que habitualmente captura la atención de la prensa.

Por eso, en medio del punto más álgido del movimiento feminista donde las marchas se toman las calles todas las semanas, Paula preguntó a un grupo de personajes qué opinan de esta nueva forma de protesta.

Pamela Jiles, diputada Partido Humanista

“La manifestación tiene enorme sentido en medio de la sociedad del espectáculo en que vivimos porque un movimiento logra poner en riesgo la dominación de la élite cuando presenta una simbología potente y elocuente: los pechos desnudos, en este caso. Sin duda, logró instalar las demandas del creciente movimiento feminista, la tercera ola, que se levanta contra el establishment machista y heteronormado. Por cierto, el movimiento feminista está logrando una visibilidad comparable con la de la única revolución triunfante que ha habido en Chile que es la ocurrida hace 70 años, liderada por mi abuela Elena Caffarena, que obtuvo el derecho a voto de las mujeres entre otros numerosos derechos civiles”.

Óscar Contardo, escritor y columnista

“Claramente fue una decisión política. El gesto del torso femenino desnudo generalmente está asociado al deseo masculino o a la maternidad, ella desafiaron eso y mostraron esa parte de sus cuerpos desnuda como un gesto de autonomía y protesta. Fue un gesto político valiente y desafiante. No estoy de acuerdo que causen polémica las manifestaciones, son los medios y la manera en que los enmarcan y comentan los que provocan revuelo. La selección de los entrevistados para comentar las imágenes y olvidarse del entorno total, acaba por generar discusiones sin sentido, añejas y ridículas”.

Roxana Pey, doctora en Ciencias, académica y ex rectora Universidad de Aysén

“A mí me parece muy interesante, muy valiente y muy efectivo porque el problema que se trata es el abuso de poder que se expresa en los cuerpos. No es una novedad de los movimientos chilenos, sino una manera de expresión, de resistencia. El manejo de los cuerpos es una manifestación política muy potente. Y no es sólo una manera de llamar la atención, sino de reconocer el fondo más amplio de este asunto que es el abuso de poder respecto de las personas en muchos planos. Por ejemplo, las isapres abusan de todos los ciudadanos, pero en especial de las mujeres, y todos los casos de connotación sexual o de discriminación de género tienen que ver con asimetrías de poder. La sociedad chilena no ha podido destrabar este tema porque tenemos una carga de abuso con los cuerpos que proviene de la dictadura: cuerpos de desaparecidos, cuerpos torturados, personas vulneradas, lo que no hemos podido enfrentar con valentía y con transparencia. Aquí no hay solo una mujer que anda provocando sola en la calle. Es un cuerpo social, es un conjunto femenino que en este momento se enfrenta así, desnudo, al poder y a los abusos de esta sociedad”.

Marcela Sabat, diputada de Renovación Nacional

“Creo que toda manifestación pacífica es válida y ayuda a visibilizar una deuda que lleva años esperando ser saldada. Igualdad de derechos entre hombres y mujeres. Sin embargo creo firmemente que las feministas no son sólo las que marchan, todos los días mujeres desde sus puestos de trabajo luchan incansablemente por la equidad de género en materia laboral y por terminar con la brecha salarial, la lucha por igualdad de derechos, libertades y dignidades la hacemos todas las mujeres y niñas desde distintos espacios, al enfrentarnos a una sociedad que día a día nos recuerda que las diferencias existen. Echo de menos propuestas más representativas a la problemática cotidiana de las Mujeres en Chile”.

Mónica Rincón, periodista y conductora de TV

“Creo que cualquier forma de protesta voluntaria, pacífica y que no vulnera los derechos de otros es válida. Y en el caso de las mujeres que marchan con su torso desnudo hay que mirar el mensaje que intentan transmitir y que es muy claro: las mujeres son dueñas de su cuerpo y ni su atractivo ni la forma en que se visten o la mucha o poca ropa que usan es una excusa para que se les falte el respeto. No es que sólo la mujer que otros juzgan “recatada” merezca respeto, no. De la dignidad humana nace el derecho al respeto, a caminar tranquilas por la calle o a tomar una micro sin que nadie se sienta con la libertad de acosarlas. Con o sin ropa. Solas o acompañadas. Siempre merecemos respeto y siempre el consentimiento expreso (no pasivo no solo la ausencia de negación activa) del otro es necesaria para no vulnerar la dignidad ni la voluntad de una mujer y también de un hombre. Ése es el mensaje que se quiere transmitir y a mí me queda clarísimo”.

José Antonio Kast, ex candidato presidencial

“Los pechos desnudos sólo son una rebeldía mal entendida que le hacen un flaco favor a la causa que dicen defender. Esa no es la actitud de la mujer que se sacrifica día a día y sufre algunas de las injusticias que ellas dicen levantar. Las personas están cada día más cansadas del aprovechamiento político de causas justas. Es evidente que así el tema toma mayor visibilidad, pero ahora hay que ver en qué se traduce. Las marchas estudiantiles fueron masivas y no significaron mejor calidad en la educación”.

Valentina Guerrero, presidenta Federación de Estudiantes U. Andes

“No sé si que marchar con los pechos descubiertos se pueda analizar como una estrategia. Además, como las demandas ya están lo suficientemente visibles y claras, no necesitan de “estrategias” para que tengan mayor visibilidad. Que las mujeres marchen mostrando las pechugas es una manifestación humana de liberación del cuerpo, como reacción natural a las imposiciones sociales. Vemos a parte de la sociedad “horrorizada” por ver pechugas al aire solo porque la liberación del cuerpo femenino ha sido tabú. Las pechugas no son genitales. ¿Y si los hombres marcharan sin polera? ¿Generaría tanto revuelo? Cada mujer tiene derecho a manifestarse, y como cada una es dueña de su cuerpo, aquellas que quieren marchar a torso descubierto, perfecto, y quienes quieran no hacerlo, bien también. Lo que nunca se debe olvidar es el respeto. Yo no he marchado a torso descubierto, y la verdad no se si lo haría”.

Javiera Rodríguez, militante gremialista y consejera superior Universidad Católica

“Para mí es una expresión de rebeldía, de develar lo oculto, una muestra física de libertad. Creo que es un fenómeno que por su naturaleza incomoda, porque cuestiona la intimidad del cuerpo y su objetivización cuando se expone públicamente. Se puede estar de acuerdo o no con esa forma de expresión, pero es innegable que al final de cuentas logra que muchos se hagan las preguntas. Creo también que puede generar el efecto contrario, de que varios desprecien el movimiento porque se muestra de esa manera. A mí no me molesta en absoluto, pero sí considero que puede hacer que muchos se distancien de una causa justa”.

Cathy Barriga, alcaldesa de Maipú

“Aquí hay temas de fondo que históricamente no han sido escuchados. Creo que haberse presentado con los pechos al descubierto para defender los derechos de las mujeres cobra un real sentido en la repercusión que esta manifestación ha generado, situándolo como un tema de conversación, debate y reflexión, sobre lo que hoy somos y queremos las mujeres y que va mucho más allá de las diferencias políticas que existen. Siempre voy a defender la lucha por la igualdad de género, es una bandera que llevamos en alto todas las mujeres, yo siempre defenderé las causas justas y los cambios trascendentes en nuestra sociedad. Creo que hacerlo es un acto de valentía, soy pudurosa como muchas mujeres, pero mi valentía como la de muchas supera el pudor, porque sin duda todas tenemos un común denominador, que es la fuerza de mujer”.

Isabel Allende, senadora del Partido Socialista

“Creo que esta marcha en que algunas jóvenes protestaron en topless es creativa, es original y por lo demás se ha hecho en muchos países del mundo, no es única aquí. Esto permitió darle mayor visibilidad, estuvo en todos los medios de comunicación, es una forma de llamar la atención y permitió que fueran escuchadas. Y también es parte de la libertad que tenemos las mujeres con nuestro cuerpo. Por lo tanto las apoyo, estoy de acuerdo y creo que consiguió su objetivo: que todos hablaran del tema de fondo que es apoyar a las mujeres en la lucha por mayor igualdad, no ser discriminadas y terminar así con una educación sexista”.

Cristián Leporati, director escuela de Publicidad Universidad Diego Portales

“En un país tremendamente patriarcal como es Chile el hecho de mostrar los pechos, que a su vez es un elemento erótico masculino relevante, es un acto comunicacional importante porque ataca esencialmente a los grupos más tradicionales de este país. También lo hace, irónicamente, de cara a ese erotismo que el hombre lo simboliza muchas veces en los pechos. Por eso creo que esta forma de expresión tiene una doble función y ambas cosas las logra perfectamente bien: por un lado las personas hablan del tema, y por otro, simboliza libertad y representa terminar con un modelo patriarcal. Este es un punto de quiebre para la feminidad que se libera del sostén y se libera de una historia y un pasado en que la mujer ha estado arrinconada en muchos ámbitos”.

Mónica Reyes, presidenta Fundación País Justo

“Considero que lo que logró posicionar en la agenda de los medios y de las autoridades las demandas feministas fue que en su naturaleza hay reclamos de larga y corta data, que en muchos casos, tienen base real. En otros casos, me parece que son de raíz ideológica. Lo real es lo que creo que ha sido irrebatible para que el tema sea tomado en cuanta a todo nivel. El desnudarse fue innecesario y me parece una actitud poco evoluccionada para mujeres del siglo XXI, capaces de discutir desde las ideas; con ello se logró desviar la discusión a la polémica de sacarse la ropa”.

#Tags

Seguir leyendo