Si yo fuera mujer

Reportajes y Entrevistas

Si yo fuera mujer

Por Valentina Rodriguez / Fotografía: Alejandro Araya/ Producción: Álvaro Renner / Maquillaje: Pati Calfio.

Dice que conoce muy bien su lado femenino, que le encanta actuar y bailar como mujer y que maneja los tacos mejor que muchas. Entre las grabaciones de Pobre Gallo, su debut en el doblaje para la película La era del hielo 5 y su plan de irse a México para internacionalizar su carrera, Paula lo invitó a imaginar cómo sería su vida si en vez de hombre hubiese nacido mujer.

Paula 1193. Sábado 13 de febrero de 2016.

Si fueras mujer, ¿cómo serías?
Sería muy rica. Pero sobre todo, sería de esas mujeres que te dejan loco por su actitud y onda, más que por su belleza. Y como me tiene chato ser moreno, sería rubia con pelo bien largo.

¿Y cómo te mantendrías tan rica?
Con pole dance y yoga. Lo tengo comprobado: ese es el secreto de las minas más guapas. Y para dejarlos a todos locos, haría surf: ¿hay algo más sexy que ver una mujer surfeando?

¿Te operarías algo?
Si no tuviese pechugas sí o sí me las pondría, pero ojo: siempre serían chiquititas y paraditas, que entren en una mano.

¿Cuál sería tu arma infalible?
El sexo. Cumpliría como mujer, viste que hoy día hay mujeres que, no sé qué les pasa, pero hay que hacerles una especie de ceremonia para que les den ganas. Yo no, yo sería apasionada, siempre estaría disponible para pasarlo bien. Me entregaría cada vez como si fuera la última de mi vida.

Y de los defectos que tienen las mujeres, ¿cuál no tendrías jamás?
Sería efectiva para arreglarme, no haría esperar al pobre huevón una hora y media cuando él se demoró solo cinco minutos. Tampoco sería celosa, lo tendría tan entretenido que no miraría para el lado.

¿Tendrías muchas amigas mujeres?
No tantas porque son muy peladoras y envidiosas.

¿Qué ropa usarías?
Andaría casual por la vida, de polera blanca y jeans, que no se note producción. Pero una vez al mes me vestiría como las minas que caminan por Nueva York, con la mejor pinta: toda la carne a la parrilla.

¿A qué edad perderías la virginidad?
Entre los 17 y los 19. Y no sería al lote. Sería con un hombre bien romántico porque no quisiera que fuera un trámite. Para poder decir toda la vida: “pucha que estuvo buena la primera”.

¿Y te casarías?
Sí y más de una vez porque si se acabaron los detalles, el romanticismo y la simpatía, no me quedaría perdiendo el tiempo. No están las cosas para andar con un amarguete. ¡Me muero galla! Yo, con este cuerpecito, con esta actitud, olvídate. Tú te la perdiste. Esa es la gracia que tienen las mujeres: ellas cuando quieren, los hombres cuando pueden.

¿Serías actriz?
No, porque se sufre mucho, se come mal. Trabajaría en moda o publicidad para andar en reuniones y eventos entretenidos, siempre ondera y con un buen look. Además que no son locas y esquizofrénicas como las actrices.

¿Te maquillarías?
Poco, natural me vería mucho mejor. Pero esa vez al mes me pondría pasta muro.

¿Y qué cosas, habiendo terminado con uno de tus pololos, nunca harías?
Perseguirlo y dar ese jugo asqueroso de la despechada. Absolutamente prohibido seguir hablando con la suegra y tampoco me iría a meter a un lugar donde sé que esta él.

¿Qué tipo de mujer serías: la intelectual, la entretenida o la pinturita?
La entretenida, esas que uno lleva a todos lados y cae bien. Ese tipo de mina bacán que se adecúa a todo, sociabiliza bien, que hace sentir la raja a su pololo porque todos se la celebran.

¿Cómo vivirías tus desamores?
Fermentaría. Lloraría harto, sería bien depresiva yo creo, porque soy tan alegre y busco tanto eso que yo creo que cuando me rompen el corazón debería quedar muy mal. Pero sería una semanita no más, después saldría con la mejor disposición a buscar mi próxima conquista.·

** Revisa un video del making of de la producción de fotos **

Seguir leyendo