Tomasa del Real: “Me carga que piensen que soy la reggaetonera feminista”

Reportajes y Entrevistas

Tomasa del Real: “Me carga que piensen que soy la reggaetonera feminista”

Por Victoria Misito / Foto: María José Govea para Red Bull Content Pool

Hace menos de tres años que lanzó su primer disco y su nombre ya suena como una de las figuras más importantes del reggeatón femenino. Es iquiqueña, tiene 30 años y su música ha conquistado Europa y Sudamérica. Dice que no forma parte de la lucha de género porque para ella la sexualidad no es tema, y no busca representar a las mujeres a través de su carrera. Su objetivo es otro. “Quiero ser como Dady Yankee. Él hizo su carrera y, gracias a su visibilidad, hizo visible a los demás”, asegura. Esta es Tomasa del Real, la reina del neoperreo.

¿Por qué decidiste tener un nombre artístico?
Siento que mi nombre real, Valeria Cisternas, es el proyecto que hicieron mis papás. Y todo bien, me encanta, buen nombre igual, pero mi proyecto personal es Tomasa Del Real. Lo elegí porque toda mi vida me dijeron negra, de cariño, y con el tiempo me transformé en la ‘Negra Tomasa’, ya que soy como esas minas que andan con frutas en la cabeza, como la de Tom y Jerry. Después, cuando empezaron las redes sociales, Facebook me pedía un hombre completo, así que tenía que elegir un apellido. Me gustaba mucho el de un integrante de la Teleradio Donoso, Martín del Real, y se lo robé (risas). Creo que es como de la realeza.

Tomasa tiene carácter.
Esa es la idea. Me gusta porque le encuentro un valor fuerte. No es tradicional y tiene una dualidad que me acomoda, porque yo nací mujer, con tetas y vagina, pero no me siento representada por el género femenino. No me llena. Nunca me he sentido cómoda con que me encasillen. Igual me encanta ser mina, no es que no quiera serlo, pero lo vivo desde un punto súper travesti. En el día ando de buzo y en la noche me transformo.

¿Entonces no te consideras feminista?
No, no me gusta esa palabra. Me gusta la igualdad. El feminismo nació en un momento en el que las mujeres teníamos un espacio de mierda en el mundo. Pero yo no lo viví, nací en un ambiente súper diverso. No me interesan las minas, me interesan todos. También encuentro súper contradictorio que te critiquen por tu forma de ser.

¿Y te han criticado mucho?
No tanto, pero me acuerdo que una chica en Chile escribió una carta abierta juzgando todo de mí. Yo me enojé porque encontré súper contradictorio que ella criticara que a las mujeres se les diga lo que tienen que hacer, pero ella sí lo hiciera conmigo. Eso es machismo. No me gusta que el feminismo les diga a las mujeres lo que tienen que hacer. Si se busca una igualdad, que cada una haga lo que quiera. Yo soy libre, que no venga otra a decirme lo que es correcto o no. Es muy raro.

¿Qué piensas de los que dicen que las letras de reggaetón denigran a la mujer?
Primero que todo, el reggaetón o género urbano, parte de lugares no privilegiados, donde estos temas son reales. Para mí es una ola artística que habla de una realidad menos hermosa. Es hablar sin censura de la libertad sexual, de las putas, de las relaciones. Me nutre que haya música que represente todo lo que nunca se habló, pero que mucha gente sí vive. Es otra forma de entregar amor. Siento que la sociedad le puso niveles morales a la sexualidad y el reggaetón trata de superar esa barrera y decir “bueno, trátame de puta, pégame en el culo, que yo lo estoy pasando bien”. Nadie obliga a nadie. Abarca el sexo no desde la galería de arte. No hay para qué censurar o suavizar las letras, porque no se está diciendo nada que en realidad no pase.

¿Ha sido muy difícil meterte a ese territorio que históricamente ha estado ligado a los hombres?
No para nada, todo lo contrario. Siento que la sociedad necesita a gente de todo tipo dentro de las áreas artísticas. Cualquiera que venga a refrescar la música es bienvenido. Sobre todo a esta nueva ola, el neoperreo como le digo.

¿Cómo describirías ese estilo de música del cuál eres considerada ‘La reina’?
Es un cruce de la era digital con la influencia del reggaetón en nuevos artistas. A mí me pasó que desde el momento que mi mamá me regaló un computador, yo me puse a cantar ese tipo de música. El neoperreo trajo a toda esta gente a mostrar su arte y nos fuimos dando cuenta que la mayoría eran mujeres, gays y transexuales. Es una nueva rama del reggaetón.

¿Por qué decidiste dedicarte a ese tipo de música?
Yo creo que fue por un tema de contexto. Era lo que tenía más alcance. Imagínate todo lo que se necesita para crear música de otros géneros. Para el reggaetón muchas cosas dan lo mismo, hasta puedes tener la voz horrible. No hay barreras, todos pueden hacerlo. Cualquiera que tenga un computador puede crear esta música. Ahora, no sé si a todos les va bien, porque se necesita de otros factores para ser un artista completo.

¿Y a qué crees que se debe el éxito de tu carrera?
Es raro hablar de uno misma, pero debo reconocer que soy muy organizada y no hago nada que no pueda manejar y que no me pueda dar beneficios personales o monetarios. Nadie te regala nada, se debe trabajar bien duro. No llego tarde, no me presento borracha, me preocupo de entregar un show de calidad. Además, como soy una business woman, tuve la idea de convertirlo en un negocio. Le quería sacar plata. Ahí empecé a entender la movida, dejé el tatuaje y me dediqué totalmente a esto.

¿Y cuál piensas que fue el gran salto?
No sé si hubo un momento en especial, pero creo que el hecho de hablar tanto del neoperreo y no de mí como artista, me ayudó un montón. Artistas hay millones, levantas una piedra y hay alguien cantando precioso, sin embargo, no hay nadie enfocado en compartirlo. Yo siempre tuve la meta de hacer crecer este tipo de género, pero sobre todo para que todos los talentosos que lo tocan, puedan hacerse conocidos. A mí me interesa hablar de mi generación. Bacán si me conocen, pero siempre quiero dejar claro que si a alguien le gusta lo mío, que sepa que no soy la única y que hay un montón de personas conectadas mundialmente creando este tipo de música. Y estoy segura que el día de mañana como todos conocen a Arcángel, por ejemplo, me van a conocer a mí y a los que rodean esta movida.

¿Qué te gustaría transmitir a través de tus letras?
La verdad es que nada. Solo me interesa que bailen mis canciones, que se diviertan y que sirva para pasar un buen rato. Yo soy una reggaetonera más, no me siento diferente. Se dio la casualidad de que nací mujer. Me carga que piensen que soy la reggaetonera feminista. No siento que le deba algo a mi género. Es música de barrio y está buenísima para que la persona que la escuche se suelte. Lo bueno es que se trata de frases que quizás uno jamás se atrevería a decirle a alguien a la cara. Es un lubricante social. Y más allá de las letras, es una música que va al ritmo del corazón. Hay gente que no entiende la letra por el idioma, pero que igual la siente.

¿Escuchas tus canciones?
No, escucho a otra gente, mis canciones me tienen harta (risas).

¿Cómo ha sido la recepción del público en otros países?
Ahora que estoy en España me tocó ir a unos lugares como de sociedades muy antiguas y fue heavy. No sé si por el hecho de ser mujer o estar entera tatuada, pero sentí que hubo una actitud de rechazo hacia mí. De mirarme despectivamente, como la ‘sudaca’. Creo que hay ciudades que no están preparadas y está bien. Pero en general, me he llevado la mejor experiencia.

¿Cuál ha sido tu mayor logro?
Haber tocado en el MoMA de Nueva York hace unos meses. Que el museo más grande me reconozca como una artista fue muy emocionante. No te clasificaban por tu fama, sino que por el contenido y el aporte que estás siendo al mundo del arte. Yo soy una mina normal que gracias a su computador llegó donde está, y ese reconocimiento me reafirmó que estoy en buen camino y representando algo que toca a muchas personas.

¿Qué se viene para el futuro?
Estoy armando un estudio en Los Ángeles, California, con la idea de poder llevar talento de todas partes para allá. En Estados Unidos está toda la industria musical y el dinero. Y para mí lo ideal sería agarrar toda la movida del neoperreo y poder decir ‘mira estamos acá. Me están pinchando igual que al otro. Págame lo mismo”. Y lo vamos a lograr. Yo quiero ser como Dady Yankee. Él se paró ahí, hizo su carrera y gracias a su visibilidad, hizo visible a los demás.

Show Hasta Abajo @HAVANASALSA
MC Bin Laden, Tomasa Del Real, Deltatron, Riobamba, Uproot Andy, El Buga
Fecha: Miércoles 24 de octubre
Lugar: Havana Salsa (Dominica 142, Recoleta)
Horario: 22:00 hrs
Valor: $10.000
Entradas en www.ticketek.cl

Seguir leyendo