Bienvenidos a Nollywood

Por Guillermina Altomonte

Después del célebre Bollywood en India, la industria que produce más películas al año ya no está en los cerros de California. Está en Nigeria, África, donde, curiosamente, casi no hay cines.

Después del célebre Bollywood en India, la industria que produce más películas al año ya no está en los cerros de California. Está en Nigeria, África, donde, curiosamente, casi no hay cines.

Por Guillermina Altomonte

En Nollywood no hay alfombras rojas ni mansiones de Beverly Hills. Más bien hay cortes de luz y matones en las calles: pan de cada día en Lagos, la capital de Nigeria y la segunda ciudad más poblada de África.

En Nollywood tampoco hay cámaras de 35 mm, aunque esto no es un obstáculo para producir unas mil películas al año. Si en 2006 era la tercera industria cinematográfica más grande del mundo, en mayo de 2009, la UNESCO reportó que Nigeria había producido 872 películas en un año, versus las 485 de Hollywood.

En Nollywood la cosa es así: con un presupuesto de 15 mil dólares, se graba una película en formato digital en un plazo de 10 días, luego se quema en un DVD y se vende como pan caliente a unos dos dólares. Increíblemente, en la segunda industria de cine más importante del mundo, no hay cines. Se cerraron en los años 90 porque era demasiado peligroso transitar de noche por las calles de Lagos. El video casero se hizo entonces cada vez más
popular, pero a los nigerianos no les interesaban los western gringos ni los musicales de Bollywood. Querían películas propias. Y se pusieron a hacerlas.

El ojo de Pieter Hugo

Hasta el 10 de abril se puede ver en la galería Yossi Milo, de Nueva York, una exposición titulada Nollywood. Es el trabajo del destacado fotógrafo de Sudáfrica, Pieter Hugo, conocido por sus alucinantes retratos de africanos con hienas de mascotas, quien se introdujo en este mundo a través de un maquillador nigeriano que lo llevaba a las filmaciones. En su serie, Hugo usa actores locales para recrear los símbolos de Nollywood en imágenes que parecen alucinaciones. Las fotos se pueden ver en el sitiowww.pieterhugo.com y están compiladas en el libro de lujo Nollywood (editorial Prestel, 2009).

El paseo de la fama

Cualquier industria de cine que se precie de tal tiene su propia constelación de celebridades. En Nollywood brillan la bella actriz Genevieve Nnaji, a quien Oprah Winfrey consignó como una de las más famosas del mundo; la joven directora Chineze Anyaene, quien fue la primera en filmar una película en 35 mm; y el productor, periodista y actor Isaac Izoya, que anualmente realiza un tour por varios países de Europa para promocionar el cine nigeriano.
Nollywood también tiene sus propios Oscar: los African Movie Academy Awards, que se entregan desde 2005.

4 documentales para entender el fenómeno

• Welcome to Nollywood (2007): un panorama general de la industria, centrado en los prolíficos directores nigerianos Izu Ojukwu y Chico Ejiro.
• This is Nollywood (2007): documenta el proceso de filmación de la película Check point, a la que a veces los actores no llegaban a rodar porque estaban siendo extorsionados por mafias locales.
• Good copy, bad copy (2007): documental danés sobre la piratería, que pone el ojo en el proceso de realización y distribución del cine nigeriano. Se puede ver online en el sitiowww.goodcopybadcopy.net
• Nollywood babylon (2008): registra las características de la industria: guiones improvisados, efectos especiales caseros, diálogos que se gritan por la falta de equipos de sonido. Estuvo en la selección oficial del festival Sundance.

Una CNN africana

En Nollywood no hay películas sobre vampiros ni asteroides gigantes. Los temas que se abordan tienen que ver con problemas de sida, de corruptelas –a veces los equipos de producción tienen que pagar sobornos a policías y mafias para rodar–, de violencia contra
mujeres. Como dice un entrevistado en el documental canadiense Nollywood babylon: “Ésta
es nuestra CNN”. Una de las temáticas más populares es la religiosa: chico islámico
conoce a chica cristiana; brujo malvado hechiza a hombre respetable. De hecho, el primer gran éxito de Nollywood fue la película Living in bondage (1992), la historia de un hombre atrapado por una secta ocultista.

Una película nigeriana vende, en promedio, 50 mil copias. Puede ser vista en video clubes, internet, casas, oficinas, buses y espacios públicos. Al año, esta industria genera 250 millones de dólares.

Seguir leyendo