*
19 noviembre, 2010
orla

Spa by Biotherm en Trancoso

Cuidados de lujo al borde de unos acantilados y a orillas de una piscina monumental en el centro de belleza del Club Med de Trancoso aseguran una estada de relajo y placer.

Por Carolina Díaz


The New York Times, en su sección de viajes, sostiene que Trancoso, a 26 kilómetros de Porto Seguro, en Brasil, sólo es comparable al selecto balneario de St Tropez en Francia. Cambia, eso sí, la exuberante naturaleza del paisaje brasileño y la humedad que se respira en el aire. Pero la placentera sensación de descanso es la misma.

El resort Club Med, que existe hace siete años, edificado siguiendo el estilo típico de la región con madera, paja y colores brillantes, se jacta de su spa by Biotherm, la marca francesa especialista en belleza y relajación. El spa ofrece tratamientos integrales de belleza para la piel, el pelo e intensivos masajes corporales, que cuentan con más 30 modalidades exclusivas para los huéspedes de Club Med.

Entre las novedades destacan los tratamientos diseñados para hombres, con vigorosos masajes en el cuero cabelludo o exfoliación completa de cuerpo con jabón negro especial. Los huéspedes masculinos suelen solicitar estos servicios de recuperación tras un intenso día de playa -hay que bajar 222 escalones para tocar la arena dorada de la playa de Trancoso, de aguas que a ratos se tornan marrón debido al encuentro con el río- o tras un trekking por los manglares vecinos.

Las mujeres prefieren los tratamientos en la penumbra de una tenue iluminación con velas, y solicitan, de preferencia, el plan Objetivo Silueta, que se demora cinco días enteros en atacar con paciencia la celulitis y se concentra en un adelgazamiento de la figura. Incluye 11 servicios, entre ellos masajes ultra reafirmantes y baños revitalizantes. El paquete más sencillo es el Ritual de Sueño, un masaje de chocolate y otro de uva que duran 90 minutos cada uno. www.clubmed.cl

El resort de Trancoso destaca por su cocina, con sushi preparado al instante, berros y rúcula cosechados minutos antes del almuerzo y pescados de frescura incuestionable. Para llegar, Tam tiene vuelos diarios desde Santiago.


Atardecer en el pueblo

A las seis de la tarde todo está cerrado a cal y canto en el pueblo de Trancoso, a los pies de su iglesia típica de la época de la colonización portuguesa, que mira hacia los acantilados. A las seis y cinco, sin embargo, los farolitos de las tiendas y pequeños restoranes se encienden y los locales abren sus puertas. Un paseo inevitable para surtirse desde capas de agua para las repentinas lluvias hasta valiosa artesanía de madera, porcelana de diseño o bikinis Lenny.

Etiquetas:

Deja tu comentario