*

Testigo indignada de un sistema

La neuróloga infantil y directora de la Fundación para la Prevención de la Violencia infantil (Previf) Laura Germain, ha sido testigo en primera línea de los cambios que ha sufrido el sistema de protección de la infancia. No solo porque durante 9 años su fundación realizó programas de reparación a niños víctimas de maltrato grave con fondos del Sename, sino también porque, asegura, vio cómo el servicio antiguo se desmanteló y se convirtió en una “caja pagadora de favores políticos”.