*

Segunda parte: la fiera aymara

En 2007 Paula publicó la historia de Maricel Gutiérrez, la primera mujer aymara que fue becada para ir a hacer un máster al extranjero. Diez años después ella sigue siendo un ejemplo para las niñas del altiplano: fue la primera mujer perteneciente a ese pueblo originario en dirigir la Conadi en la Región de Arica y Parinacota y ahora es la primera mujer de su pueblo que es alcaldesa de Putre.

La causa animalista

En Chile hay alrededor de 200 mil adherentes al movimiento animalista y numerosas agrupaciones que defienden los derechos de perros, gatos y especies exóticas. Entre sus miembros hay activistas furiosos que organizan funas, así como rescatistas que allanan casas para salvar a mascotas maltratadas. Acá, sus razones y motivaciones.

El invencible Franz Baar

Nació como Francisco Morales Norambuena, en Trabuncura. Su padre era alcohólico y su madre, analfabeta. A los 10 años soportaba el hambre y el frío en sus pies descalzos, gracias a una indomable voluntad de surgir. Pensó que los alemanes de Colonia Dignidad podrían ayudarlo a progresar y le pidió a su madre que lo internara, sin saber que las miserias que venían serían peores. Pero Franz no abandonó su sueño. Cuarenta años más tarde se enamoró, se casó y huyó de la colonia. La vida no ha sido fácil en libertad, pero a Franz Baar Köhler, como se llama ahora, ningún dolor va a doblegarlo.

Mamá terapeuta

Sonia Castro rehabilita ella misma, en su casa, a su hija Rocío, de 4 años, que tiene parálisis cerebral. Lo hace con un revolucionario sistema llamado ABR: una terapia que consiste en tres horas diarias de suaves presiones sobre el cuerpo de niños con daño neurológico. Como requiere mucha dedicación, la única opción es que los padres se conviertan en terapeutas de sus hijos. En un solo año de ABR, Rocío ha logrado avances que no consiguió en tres años de rehabilitación tradicional.

El destino de dos hermanos

En 1977, los niños Anatole y Victoria Julien, de 4 y 1 años, aparecieron abandonados en una plaza de Valparaíso. Los Larrabeiti, la pareja chilena que los adoptó, no tenía cómo saber que eran hijos de un matrimonio uruguayo detenido desaparecido. Hoy los jóvenes llevan con orgullo el apellido Larrabeiti, pero también se miran en el espejo de los Julien.

Perdidas en la pampa

En dos años, seis quinceañeras se hicieron humo desde Alto Hospicio, en la I región. La policía piensa que escaparon de una vida miserable. Los padres acusan que la mayor miseria de vivir en Alto Hospicio es que si tienes 15 años y te pierdes, nadie te busca.

El honor de la teniente Valdés

En la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, la ex oficial de Carabineros Marcela Valdés lucha hasta las últimas consecuencias para restituir su honor. En 1999 denunció que su marido, capitán de la misma institución, la golpeaba. Él recibió cuatro días de arresto. A ella la expulsaron. Desde entonces, busca que se reconozca que aquí la víctima es ella.

Una historia de hermanos: El regalo que trajo Milagros

Si tuviera un hijo al borde de la muerte. Si él necesitara un transplante de médula ósea, ¿tendría otro hijo con la esperanza de que su médula fuera compatible? ¿Lo haría, pese al riesgo de que éste naciera con la misma enfermedad? La familia Lagos Domínguez enfrentó este dilema.

Sanar el intestino

En los últimos años, la medicina se ha volcado a estudiar por qué el intestino es el pilar de nuestra buena o mala salud: billones de bacterias –buenas y malas– conviven dentro de él, comiendo lo mismo que nosotros nos llevamos a la boca. Las investigaciones están arrojando resultados alucinantes. ¿Puede la alimentación desencadenar complejas enfermedades inflamatorias o, por el contrario, derechamente sanarlas?

El poder del muérdago

Entre las personas con cáncer hay un dato que circula de boca en boca: el extracto de muérdago, un remedio antroposófico que estimula el sistema inmune que se ve arrasado en las radio y quimioterapias: mejora la resistencia física y el ánimo. “Muchos lo buscan porque han escuchado que cura el cáncer. Eso no lo he visto, pero sí mejora la calidad de vida”, dice un doctor.

1 2 3 8