A doble altura

Tiempo Libre

A doble altura

Por María Edwards, La Anticuaria

El formato de doble altura ha sido una obsesión constante al momento de armar mis espacios. Siempre les he dado un valor arquitectónico especial a los lugares altos, pero también he aplicado la doble altura al mobiliario.

Paula 1248. Sábado 7 de abril de 2018.

No hay mejor sensación espacial que habitar espacios de doble altura. Todo luce mejor, todo adquiere un rol más museográfico y más protagónico. Y la doble altura permite trabajar a dos escalas en todo sentido: lo que alcanzas y lo que no alcanzas; lo pequeño y lo grande; lo bajo y lo alto; lo autosoportante y lo colgante.

Dentro de los muebles más comunes trabajados en doble cubierta está la mesa de centro de vidrio. En ella se permite diferenciar “lo de abajo” que no se toca y solo decora de “lo de arriba”, que se usa y está más a la mano. En los bares y mesas de té pasa lo mismo. Abajo botellas para elegir, arriba los vasos, copas y hieleras. La doble altura jerarquiza, prioriza, ordena y permite llenar con una estética coherente espacios que funcionan en dobles dimensiones. Para quienes somos coleccionistas y acumuladores, esos muebles son una enorme ayuda a la hora de exhibir nuestros preciados tesoros.

De estas mesitas tengo varias. Pero la primera que tuve la llamé “mesa con alas”. Esa sensación me daba su cubierta baja abatible. Es una mesa de comienzos del siglo XX de una madera rojiza preciosa y finas terminaciones en bronce. Cuando llegó a mis manos no entendía mucho su uso original, además, estaba sucia y bastante deteriorada. Luego de una prolija restauración pude ver por fin su potencial. Entonces supe que estas mesas de origen inglés eran usadas para servir el té. Abajo se guardaban los utensilios y la cubierta superior y las abatibles laterales se usaban cada día para servir las tazas y panecillos. No tomo té muy a menudo, pero mi mesa de doble cubierta siempre tendrá un especial rincón en mi casa sea o no para su uso original. Porque lo entretenido de los muebles y objetos es cómo sus usos han ido variando en el tiempo.

Destacados/ Servicios:
Una alternativa para jugar con las alturas son las mesas mellizas o trillizas. En versiones antiguas están las clásicas con marquetería en frutales (juego de mesas ovaladas) y en Area Design podemos encontrar opciones modernas de la misma inspiración.

Seguir leyendo