A escondidas

Tiempo Libre

A escondidas

Por Andrea Hartung / Fotografía Felipe Pinto

El que sabe, sabe. Así funcionan los hidden rooms, bares ‘ocultos’ con capacidad para pocas personas, donde el misticismo se mezcla con coctelería de autor, buena música y un ambiente exclusivo.

¿Qué es un speakeasy? Raúl Yáñez, uno de los socios de Room 09 -bar ubicado detrás de una puerta secreta del Restaurante 040, destacado por la guía 50 Best como uno de los mejores de Latinoamérica-, asegura que el suyo es el único lugar que cumple con todos los requisitos para estar dentro de esa categoría. “Deben tener coctelería clásica (haciendo alusión a la prohibición de los años 20 en Estados Unidos), es obligación ingresar con clave, contraseña o membresía, y ofrecen música de la época, o sea jazz o charleston. Y en algunos casos las personas deben vestir atuendos de esos tiempos”, explica.

En el caso de Room 09, algunas personas acceden a la membresía (te quedas con una tarjeta donde no se indica la dirección del lugar, de forma que si alguien la encuentra no sepa dónde usarla), o con contraseña. Los comensales del Restaurante 040 le pueden pedir al garzón las indicaciones para ir al bar después de la comida.

En Santiago hay otros bares escondidos que quizás no cumplan con todos los requisitos que enumera Yáñez, pero que tienen una atmósfera ‘oculta’, sin grandes avisos ni anuncios de su presencia en los alrededores. En el subterráneo del hotel Nippon (Barón Pierre de Coubertin 62, Santiago), detrás de una puerta secreta camuflada como un estante de libros, se encuentra Hidden Room, un espacio con capacidad para 25 personas, donde se sirven cócteles clásicos y de autor como el Templario: una versión del Negroni con tequila en vez de gin y licor de naranja, y que además está ahumado con tabaco de vainilla.

El administrador y mixólogo de Hidden Room, Nicolás Maldonado, cuenta que el negocio de estos bares va en ascenso al igual que el interés de los chilenos por los tragos de autor. “La cultura local es más piscolera que coctelera, pero de a poco esto va cambiando”, explica. Agrega que a este bar -que abre de martes a sábado a partir de las 19 horas- llegan principalmente parejas que quieren disfrutar de un buen trago y además rica comida: el sushi que se sirve aquí viene del Japón, conocido por ser el primer restaurante de comida japonesa tradicional.

Laboratorio de mixología, speakeasy bar, clandestino, hidden bar. Así se define Dr. Jekyll, el bar escondido que se encuentra en las cercanías del restaurante Ky, donde se especializan en coctelería experimental y al que se accede con una clave que publican en sus redes sociales y que va cambiando cada cierto tiempo. “La idea es que entres a este lugar y hagas un viaje en el tiempo a los años 20, donde existía la prohibición de alcohol y se formaban lugares clandestinos”, explica la administradora Josefina Valdés. Agrega: “Dr. Jekyll se enfoca en crear nuevos cócteles de autor que ponen a prueba la creatividad del mixólogo”.

Seguir leyendo