*
15 noviembre, 2017
orla

¿A qué sonaremos?

Cuatro músicos de distintos géneros y trayectorias vislumbran el devenir de la música (y el suyo) en 5, 10, 25 y 50 años. Ya nos enseñó la ciencia ficción: hablar sobre el futuro es una forma de hablar del presente..

Por Vadim Vidal


Paula 1239. Sábado 18 de noviembre de 2917. Edición aniversario 50 años.

En 5 años más:
Gonzalo García, vocalista de Planeta No

“Yo creo que se van a atomizar aún más los grupos de interés y se va a profundizar la diferencia entre lo que escuchamos las personas y lo que los medios tradicionales creen que escuchamos, o nos dicen que debemos escuchar. Hoy hay grupos de hip hop que llevan cinco mil personas a sus conciertos y nadie en los medios tradicionales se entera. Yo creo que eso será más profundo aún, lo que es bueno, porque así no se meten las marcas o el retail que es la cara más dura del neoliberalismo”.

“Creo que todo lo que se conoció como ‘nuevo pop chileno’ va a ser rechazado y luego recuperado. Y se va a notar lo mucho que manipulamos los computadores para sacar un buen sonido, y cómo ese manejo de la tecnología logra que sonemos cada vez mejor”.

En 10 años más:
Melissa Aldana, saxofonista y compositora

“No me veo viviendo en otra parte que no sea Nueva York. Es La Meca del jazz, y vivir acá me ha dado la oportunidad de crecer mucho como músico, y de conocer a mis héroes y pares. Mi ambición es seguir tocando, ya sea como líder o como sideman”.

“El jazz es una forma de arte que está en constante desarrollo debido a las incorporación de distintas culturas. Así que variará, como ha sido su tradición. Si tengo que dar nombres, me gusta mucho lo que hace Steve Lehman, saxofonista alto; también Joel Ross, Sam Harris, Philip Dizack, Jure Pukl; hay muchos nombres que pueden llegar a ser realmente grandes en 10 años más, pero solo el tiempo lo dirá. De los chilenos, creo que el contrabajista Pablo Menares y Simon Wilson, bajista radicado en Nueva York, tienen mucho que dar aún”.

“Hay dos chilenos que darán que hablar en el jazz: el contrabajista Pablo Menares y el bajista Simón Wilson, radicados en Nueva York”, dice la saxofonista chilena Melissa Aldana.

En 25 años más:
Elizabeth Morris, cantautora de música de raíz

“En 25 años, me veo en una casita al lado de un río componiendo y tratando de mantener una cierta manera de enfrentar la música, que tiene mucho que ver con la creación en sí misma y nada que ver con la industria. Siento que el futuro debiera ser así”.

“Siento que van a haber mezclas de distintas corrientes, pero, al mismo tiempo, gente que va a tratar de mantener inalterable las tradiciones, que es algo que pasa hoy y antes también. Por un lado hubo movimientos como la Nueva Canción Chilena que tomaba nuestras raíces musicales y las re elaboraba con un estilo propio muy identitario; y por otro, siempre hay nuevas generaciones que descubren cosas que otros vienen haciendo hace rato: la cueca urbana por ejemplo, o más tradicional aún, la escritura en décimas”.

En 50 años más:
Sebastián Errázuriz, compositor de la ópera Viento blanco

“En lo personal, encuentro abismante pensar en mi obra a 50 años, no comparto el paradigma antiguo del músico incomprendido que será reconocido en el futuro, yo busco cumplir un rol día a día siendo útil para la sociedad hoy”.

“Lo que hoy vemos como corrientes distintas e incluso antagónicas, en 50 años no tendrán relevancia. Algo de eso se ve ya hoy en señales como los trabajos de Sting con Deutsche Grammophon, que es un sello de música clásica donde Sting repasa música del Renacimiento inglés. O lo que hace el sello alemán ECM que tiene jazz, pero también fusión, música del mundo o clásica. O acá en Chile, lo que hacemos con Manuel García y Sebastián Vergara con el ensamble MusicActual.

Es decidor, por ejemplo, que cuando postulamos a fondos, lo que más nos cuesta es decidir a cuál línea postular, porque aún se piensa mucho en géneros determinados. Acá quedas aun como bicho raro, pero en Europa es corriente el cruce de estilos”.

“Los géneros musicales se volverán obsoletos en 50 años más. Lo que viene es el cruce de estilos”, dice el compositor clásico Sebastián Errázuriz.

Deja tu comentario