*
28 diciembre, 2017
orla

Ai Weiwei

El controvertido artista chino, que exhibe sus obras en el Tate Modern y el MoMa, en abril lo hará en CorpArtes. En exclusiva, el curador de la muestra, Marcello Dantas, lo presenta y cuenta cómo se gestó esta exhibición: una de las más importantes de 2018..


Por Josefina Hirane

Paula 1242. Sábado 30 de diciembre de 2017.

“Ai Weiwei moviliza al público como si fuera un cantante de rock. Tal vez es por su activismo político: ha sido un gran crítico y opositor del gobierno chino, al punto de que su obra y su nombre están prohibidos en ese país. Pero él tiene cabida en todo el mundo, porque conoce muy bien la cultura oriental y la occidental, y tiene una maravillosa capacidad de trasladarse entre ambas.

Siempre quiso exponer en Chile porque su padre, el poeta chino Ai Qing, fue un gran amigo de Neruda. Así que le propuse que hiciéramos una gira por Latinoamérica con algunos de sus principales trabajos y que la llamáramos Inoculación: la incorporación de una sustancia que produce cambios en un organismo. Porque sus obras generan cambios, no solo por su contenido, sino también por cómo
se producen. Para su instalación Sunflower seeds, por ejemplo, encargó más de 100 millones de semillas de girasol de cerámica, hechas a mano, a mujeres en Jingdezhen, al norte de China. Eso cambió la historia de esa comunidad para siempre.

Esa es para mí la gran fuerza de Weiwei: además de una poética maravillosa, tiene la capacidad de accionar transformaciones y respuestas de la sociedad como pocos lo hacen”.

*En la foto principal: Taifen (El Dios de la suerte) se llama esta obra hecha en bambú en 2015, y que expondrá en Chile.

Deja tu comentario