Alojar en una estancia centenaria

Tiempo Libre

Alojar en una estancia centenaria

Por Claudia Gómez

Hace tres meses abrió a los turistas la Estancia Zorrilla. Con casi 300 años de historia, este lugar cercano a Ovalle mantiene hasta hoy parte de su auténtico mobiliario del siglo XVIII y un oratorio que parece detenido en la época colonial.

Paula 1168. Sábado 28 de febrero de 2015.

Hace tres meses abrió a los turistas la Estancia Zorrilla. Con casi 300 años de historia, este lugar cercano a Ovalle mantiene hasta hoy parte de su auténtico mobiliario del siglo XVIII y un oratorio que parece detenido en la época colonial.

A 360 kilómetros de Santiago, en el sector de Alcones, al sur de la ciudad de Ovalle, Juan Jiles y su mujer Cecilia González abrieron hace tres meses a los turistas la Estancia Zorrilla, una antigua propiedad de 1737 que ha pertenecido a la familia Jiles por cuatro generaciones. En sus casi 300 años de historia, la estancia de 400 hectáreas pasó de ser un terreno entregado en mérito a conquistadores españoles en el siglo XVIII, a la casa de veraneo de la feminista chilena Elena Caffarena y el lugar escogido para largas tertulias por los poetas Pablo Neruda y Gonzalo Rojas en el siglo XX.

Hoy, las casas de adobe de los inquilinos han sido restauradas y transformadas en cabañas equipadas para cuatro personas. El comedor de la gran casona principal fue refaccionado, pero manteniendo parte del auténtico mobiliario del siglo XVIII, como el valioso comedor de nogal en estilo chippendale típico de la época, donde se sirve el desayuno campestre con productos de la misma estancia, que incluye jugo de naranjas, huevos de campo, queso de cabra, pan amasado y café de grano.

En una visita a Zorrilla es imperdible un recorrido por su oratorio dedicado a San Antonio de Padua –el sitio mejor conservado de la estancia–, que tiene entre sus tesoros una imagen de madera policromada del santo y pinturas coloniales, como un óleo sobre tela de la virgen peruana de Cocharcas. Vale la pena también una caminata por el bosque de cipreses y eucaliptos, un oasis de sombra en medio de la sequedad de esta zona, y a su cercano humedal, hábitat de tordos, perdices, jotes y bandurrias.

En la estancia elaboran el aceite de oliva extra virgen JJiles, caracterizado por su intenso sabor a olivas producto de su proceso de centrifugado en frío. $ 4.500 los 500 ml.

Estadía en la estancia
La tarifa diaria es de $11.000 p/p, incluye desayuno. Reservas: jjiles@hotmail.com, cels 9448 0641 o 9195 3210.

Seguir leyendo