Árboles en la ciudad

Tiempo Libre

Árboles en la ciudad

Por Macarena Anrique / Ilustración Holly Jolley

Son un verdadero tesoro: entregan oxígeno, regulan la temperatura ambiental, favorecen la biodiversidad porque son el hábitat y alimento de animales, muchos son fuente de salud gracias a las propiedades de sus cortezas, frutos u hojas. Y en invierno, los perennes contrarrestan la contaminación.

Son un resguardo para el futuro. Según la FAO, los árboles bien ubicados en la ciudad pueden bajar la temperatura del ambiente entre 2 ºC y 8 ºC. Además, situados adecuadamente en torno a edificios ahorran hasta 50% de calefacción. No es todo, un solo árbol puede absorber hasta 150 k de CO₂ al año.

Fritos con flores de acacio

Luis Aurelio Garay, creador del restorán 17º 56º Cocina y Bar -donde trabaja sabores locales-, aprendió a preparar fritos de estas flores observando cómo cocinaba su abuela.
El chef comparte la receta aquí: se lavan las flores (200 g) y se sumergen en agua por 30 minutos para después estilarlas en un colador. En un recipiente se pone el té (50 g) y el agua caliente (500 g), se deja reposar 15 minutos; una vez frío, se cuela y reserva. Luego, se baten cuatro huevos con un poco de orégano; se añade una pizca de sal, el té, harina (200 g) y las flores, cuidando no formar grumos. Se calientan aceite (1 lt) y manteca (200 g) hasta que se formen burbujas; entonces, ayudándose con dos cucharas, se dejan ahí bolas de la mezcla; se fríen por cinco minutos hasta que floten y se doren. Al retirar, se escurre el aceite poniendo los fritos sobre un papel absorbente.
1756cocinaybar.cl

Los nativos en Santiago

En la capital hay especies propias de su suelo, como quillayes, peumos, espinos y maitenes. Lamentablemente, no abundan. Según un reciente estudio del Laboratorio de Geomática y Ecología del Paisaje de la Universidad de Chile, donde se analizaron distintos puntos de la Región Metropolitana, 86% de los árboles de la capital corresponde a variedades exóticas.
Para reconocer las nativas, en el Jardín Botánico Mapulemu, del cerro San Cristóbal, los árboles tienen letreros con sus nombres; el ingreso (gratuito) es por Av. Pedro de Valdivia Norte.

Ventajas de árboles autóctonos

Según explica Gloria Rojas, jefa del área Botánica del Museo Nacional de Historia Natural (MNHN), estas especies suelen ser de hoja perenne, al estar en su clima original requieren menos agua y presentan menos pestes, también atraen insectos para su polinización y eso baja el polen en el aire; con ello, disminuyen alergias.
La botánica realizó para el MNHN una guía online que invita a conocer y cultivar algunas especies. Figura, entre otros, al maitén, que atrae abejas melíferas y su corteza se usa para teñir.
mnhn.cl

Seguir leyendo