*
23 agosto, 2016
orla

Artishock: La vitrina del arte emergente

Artishock, art-is-shock, es el juego de palabras con que Alejandra Villasmil, venezolana radicada en Chile, llamó a su emprendimiento, la vibrante revista online de arte contemporáneo enfocada en Latinoamérica que faltaba.

Por María Paz Braun


Paula 1207. Sábado 27 de agosto de 2016.

El shock de la venezolana Alejandra Villasmil al llegar desde Nueva York a instalarse en Santiago, la ciudad de su marido, fue tremendo. Con un título de Periodismo de la Universidad Católica de Venezuela, experiencia como corresponsal en agencias de noticias como EFE y Notimex, y corresponsal senior de la revista Arte al Día Internacional, habiendo expuesto sus trabajos en papel, fotografía e instalaciones en museos como el de Queens y el Delbarrio y hablando fluidamente dos idiomas, arreglada y maquillada con los labios al rojo vivo y unos grandes aretes colgantes, como perfecta venezolana que es, salió a repartir su currículum a diferentes medios chilenos. Pero nada. No la llamaban. Alejandra no encontraba trabajo acá. “Pero si no hay posibilidades, me las creo yo misma”, se dijo. Rápido se dio cuenta de que en Chile no había un medio especializado que difundiera artistas locales y emergentes, postuló a un Fondart y creó Artishock en 2010.

Artishock es dinámica, de fácil lectura y se actualiza todos los días. “Muchas publicaciones de arte son demasiado teóricas y el lenguaje muy hermético, y hay veces que incluso a mí me aburren. Además, procuramos mostrar las cosas que no están tan visibles, descubrir o redescubrir artistas, porque aunque los hay buenos, no se conocen o no tienen la posibilidad de exhibir por lo pequeño que es el circuito”, dice.

Para ellos creó una vitrina donde pueden exponer sus trabajos. “Me ha pasado que varios artistas que publico antes pasaban inadvertidos en Chile”, comenta Alejandra. Es el caso de Rodrigo Arteaga, a quien publicaron el 2011, y desde entonces ha expuesto en distintas galerías en Santiago, como Alugar y AFA, y el año pasado en París en la Sobering Galerie. Lo mismo pasó con Alejandro Leonhardt que exhibió su trabajo el año pasado en Nueva York y en Bélgica, y con Nicolás Franco que recibió la beca AMA, para una residencia en Gasworks en Londres.

¿Dónde hay que poner el ojo si se está buscando nuevos artistas?
En Nueva York, cuando los estudiantes de Arte se están graduando, hacen un Open Studio y los curadores de museos y galerías van ahí a buscar artistas con potencial. Si alguien quiere descubrir artistas, debiera ir a mirar a los que están saliendo de las escuelas.

Artishock tiene entre 20 mil y 30 mil visitas mensuales y se lee en todo Latinoamérica, en Estados Unidos y Europa. Así y todo el financiamiento es difícil, porque la base la componen los fondos a los que postulan todos los años, pero eso no está garantizado.

¿Por qué cuesta tanto financiar la cultura y el arte?
Ya con 5 años y el nivel de visitas que tenemos, tú dices: es ilógico. En Chile no hay una cultura del privado que aporte, de filantropía. Aquí todo es el papá Estado, que se ha convertido en la única fuente de financiamiento para la cultura y el arte.

Pero a Alejandra no la para nadie y siempre está buscando nuevas formas de financiamiento. Además, su idea es que Artishock se convierta en una plataforma amplia de difusión de artes visuales. Con eso en mente, diseñaron talleres de profesionalización para artistas, para que aprendan a presentar sus obras. Así, esta venezolana se ha convertido en una abanderada del arte chileno.

Próxima cita: en el MAC, los días 7, 8 y 9 de octubre, en la primera Feria de arte impreso de Chile, expondrán los artistas  seleccionados por Artishock. Ismael Valdés Vergara 506, Santiago.

Etiquetas: ,,

Deja tu comentario