Tiempo Libre

Atípicos y aplaudidos

Por Cristóbal Fredes / Fotografía: Billy Gould

La singular banda nacional Cómo Asesinar a Felipes, uno de los proyectos locales más destacados de los últimos años, regresa en noviembre con su quinto disco y disfruta de un presente apadrinado por el bajista de Faith No More.

Paula 1157. Sábado 27 de septiembre de 2014.

La singular banda nacional Cómo Asesinar a Felipes, uno de los proyectos locales más destacados de los últimos años, regresa en noviembre con su quinto disco y disfruta de un presente apadrinado por el bajista de Faith No More.

Quinto disco. Cinco canciones. ¿Nombre? CAF V. Así de simple bautizó la banda Cómo Asesinar a Felipes su nuevo álbum. Lo grabaron en medio de una gira por Estados Unidos y México, en los estudios del bajista de Faith No More, Billy Gould. El también productor y dueño de un sello en San Francisco se ha vuelto una suerte de padrino del grupo en Norteamérica (establecieron lazos luego de sus múltiples visitas a Chile con Faith No More y también con su propia banda, The Talking Book) y es fácil imaginar la simpatía entre el bajista y los chilenos atendiendo a la música cerebral, oscura y de cierta vocación incidental que ambos, muy a su modo, practican.

De las importantes bandas y solistas que han agitado los movidos últimos años de la música nacional, Cómo Asesinar a Felipes es, acaso, el proyecto más atípico y singular. Lo anunciaba desde el día uno su propio nombre, tan extraño y llamativo como su sonido, alimentado por el jazz y el rap y –más recientemente– el rock progresivo. Un sonido singularísimo que nace siempre de una base instrumental solvente, con músicos de formación académica, sobre la cual se levantan con gracia los adornos y rimas de un DJ y un MC.

TRES ATRIBUTOS

Conexión con San Francisco
El bajista de Faith No More, Billy Gould, dueño del sello Koolarrow Records, fichó a los chilenos y les consiguió varias fechas por la costa oeste en marzo de este año, aprovechando el viaje de la banda al festival Vive Latino en México. “Allá las hizo todas”, recuerda Felipe Salas, baterista. “Manejó la van, nos grabó, fue el tour manager, nos llevó a las picadas. En San Francisco nos fue bien, tuvimos muy buena relación con el público latino. Vamos a editar el disco allá y pensamos volver”.

Sonido singular
“Muchas bandas han mezclado jazz con hip hop, tampoco es tan novedoso, pero le agregamos algunos ingredientes que lo hicieron más original”, explica Salas. “Diría que esa combinación fue al comienzo, de a poco la hemos ido perdiendo. Este nuevo disco de jazz no tiene mucho, el hip hop fue el punto de unión entre todos. Y al DJ le gusta mucho la música de películas y por ahí surgen sonoridades más antiguas”.

Un concepto detrás
Los conciertos de Cómo Asesinar a Felipes son conocidos como “asesinatos” y su interacción con los fans está mediada por una suerte de juego de máscaras, donde nada es literal. “La palabra asesinato no la usamos de manera violenta, nació de asesinar a la música linda, la que está pensada para gustar de manera inmediata. Desde un comienzo nos han gustado las bandas conceptuales y trabajamos con un diseñador, quien creó nuestros personajes con cabeza de instrumentos. Nos gusta que esto no solo sea música, sino que haya un concepto detrás”, dice el baterista.

Escucha sus canciones aquí.

Seguir leyendo