Búsqueda de tesoro

Tiempo Libre

Búsqueda de tesoro

Por María Edwards

Nuestro quehacer y gustos pueden manifestarse en nuestros espacios a través de objetos que los representan de manera física. Mis lupas me hacen recordar mi oficio todos los días.

Me encanta definir mi quehacer de la siguiente forma: soy una buscadora de tesoros. La gente me da misiones y yo las llevo a cabo. Me encargan cosas específicas con las que han soñado o que necesitan, me mandan fotos de referencia o inspiraciones. Yo los voy guiando, haciendo sugerencias y propuestas. Sobre el 90% de las veces llegamos a puerto. A veces terminamos por redefinir la búsqueda y otras nos atenemos estrictamente al plan. Esa es la parte que más me gusta de lo que hago. Porque, además, paseo y recorro las ferias, los persas, las casas de la gente que quiere deshacerse de cosas y voy fotografiando y publicando aquellas cosas que me parecen interesantes, únicas y que a mis clientes y seguidores podrían gustar. Como el criterio es simplemente el ojo y el gusto, los que siguen a La Anticuaria, la mayor parte del tiempo se transforman en clientes permanentes a los que yo mando de manera periódica posibles cosas que podrían ser de su interés. Mi empresa no tiene carro de compras online, no hay catálogo actualizado, ni productos repetidos. Porque esto es a la antigua: es caso a caso, personalizado y dirigido.

La lupa es el ícono de mi empresa, no por capricho. Colecciono lupas desde los 20 años más o menos. Es un elemento que siempre me ha sido familiar porque la ceguera de mi papá lo ha obligado a llenarse de ellas y me interesa por su forma, su estética, su materialidad y, por supuesto, la funcionalidad de poder ampliar detalles. En la práctica no las uso mucho, porque tengo muy buena vista de cerca. Pero me gusta cómo se ven en cada rincón y cómo mi hijo juega con ellas y se sorprende de descubrir cómo las partes de su cuerpo o su entorno pueden transformarse en gigantes.

Es lindo pensar que nuestro quehacer y gustos pueden manifestarse concretamente en nuestros espacios a través de objetos que los representan de manera física. Mis lupas me hacen recordar mi oficio todos los días y el hallazgo de una nueva lupa para la colección es un nuevo empujón en seguir motivándome a descubrir tesoros. ¿Has pensado en cuáles son los elementos que te gustan y te identifican? Es un buen punto de partida para decorar y poblar rincones.

Seguir leyendo