*
28 diciembre, 2016
orla

Contardo x 2

Dos libros recién publicados, uno en Chile y otro en México, reúnen lo mejor de la mirada y pluma de Óscar Contado, quien se ha ganado el lugar de lectura obligada en el mapa de la columna de opinión, los perfiles y la crónica latinoamericana.

Por Rita Cox


Paula 1216. Sábado 31 de diciembre de 2016.

Fuera de Lugar
Ediciones UDP
1
Me acuerdo, crónica autobiográfica y determinante para saber desde dónde se para Óscar Contardo, abre este libro que, bajo la edición sabidamente rigurosa de la argentina Leila Guerriero, reúne clásicos de su trabajo periodístico y textos inéditos.
El de apertura no puede haber sido mejor elegido, pues de inmediato marca el tono que suman los 38 restantes: un tono melancólico por diversos motivos que vale la pena descubrir en la lectura. “Cree la gente, de modo casi unánime, que lo que a mí me interesa es escribir. Lo que a mí me interesa es recordar”, escribe Contardo reproduciendo una frase del uruguayo Mario Levrero. Eso es lo que hace exactamente, pero nunca de la misma forma, cuando retrocede a su infancia en Talca, relata la visita a Santiago de la heredera norteamericana Margaret Rockefeller Strong, habla del Barrio Suecia y de la arquitectura de skyline de la zona El Golf, recurre a Pia Zadora como carnada para reeditar nombres decadentes del imaginario pop de los 80 y, por supuesto, escribe sobre Pedro Lemebel. $14.000 en librería Takk. Andrés de Fuenzalida 18, Providencia, fono 22233 6321.

Crónica (Núm. 1 2016)

Editado por Universidad Nacional Autónoma de México. Dirección de Literatura.
2
Si Óscar Contardo fuese futbolista, sería Alexis Sánchez anotando magistralmente en el Arsenal. Es el estatus que ocupa en los terrenos de la crónica periodística en esta primera entrega de la Dirección de Literatura de la Unam, compilación a cargo del también periodista y escritor, el colombiano Felipe Restrepo Pombo, y que lamentablemente no se encuentra aún en librerías chilenas.
Martín Caparrós, Diego Fonseca, Leila Guerriero, Josefina Licitra, Juan Villoro, Diego Enrique Osorno, Alberto Salcedo Ramos, Andrés Felipe Solano son algunos de los convocados, en total 17 indispensables para tomarle el pulso al estado actual del género en Latinoamérica. Entre ellos, dos chilenos: Juan Pablo Meneses y Contardo.
Gótico araucano, su crónica, reconstruye el asesinato de Mauricio Egaña, ocurrido en junio de 2006, en manos de una banda neonazi rival. Tenía 30 años cuando murió y hacía 15 que abrazaba el nazismo. En su descripción, el autor provoca tanta tristeza como desconcierto al subrayar lo insólito que resulta que un joven de Conchalí, hijo de cerrajero y de madre que trabaja en un frigorífico, se autodefiniera como nazi, como antes lo hiciera Miguel Serrano, desde la elite chilena, y la alemana Leni Riefenstahl, desde la estética cinematográfica. Egaña es el pretexto de Contardo para contarle al mundo que en un barrio pobre de Chile, poblado de gente baja, piel morena y “pómulos telúricamente indígenas”, hay quienes admiran a Hitler.

Etiquetas: ,

Deja tu comentario