Del clóset a la pasarela

Tiempo Libre

Del clóset a la pasarela

Por Guillermina Altomonte

Desde los trajes afeminados de Oscar Wilde hasta la estética bondage de las drag queens: una exposición recién inaugurada en Nueva York revela cómo la cultura gay ha moldeado profunda-mente la alta costura.

Paula 1130. Sábado 14 de septiembre 2013.

Desde los trajes afeminados de Oscar Wilde hasta la estética bondage de las drag queens: una exposición recién inaugurada en Nueva York revela cómo la cultura gay ha moldeado profunda-mente la alta costura.

Yves Saint Laurent, Jean-Paul Gaultier, Alexander McQueen y muchos más han marcado la supremacía de los diseñadores homosexuales en alta costura durante el siglo XX. Pero los teóricos e investigadores de la moda han desenterrado raíces más antiguas de la influencia de una subcultura gay y transgénero que ha desafiado los cánones de la moda desde hace 300 años.

A Queer History of Fashion expone cerca de 100 looks, desde estilos masculinos del siglo XVIII asociados a una cultura gay emergente, hasta íconos actuales de alta costura. La muestra está abierta hasta enero de 2014. www.fitnyc.edu.

Ese largo camino es explorado, por primera vez en un museo, en la exposición A queer history of fashion: from the closet to the catwalk (Una historia queer de la moda: del clóset a la pasarela), recién inaugurada en el Fashion Institute of Technology de Nueva York y abierta a público hasta enero de 2014. Los curadores Fred Dennis y Valerie Steele pasaron dos años haciendo una profunda investigación para seleccionar con gran cuidado las cien prendas que se exhiben. Por ejemplo: los trajes de estilo dandy del siglo XIX que el escritor homosexual Oscar Wilde contribuyó a poner de moda. Wilde es un ícono de la cultura gay de la época: hombres extremadamente refinados para vestirse, amantes de los accesorios y caricaturizados como extravagantes. También están las prendas subversivas –como un tuxedo– que pertenecieron a Marlene Dietrich, actriz bisexual que llevó al extremo el look “garçonne” de los años 20: una moda que simboliza la huella de mujeres lesbianas en la alta costura.

Pero, aunque durante el siglo XX los diseñadores abiertamente homosexuales como Cristóbal Balenciaga o Pierre Balmain fueron reconocidos como genios, todavía tuvieron que enfrentar una sociedad homofóbica. Algunos vestidos de Dior y Balenciaga, por ejemplo, exhibidos en la muestra, enfurecieron a Coco Chanel en los años 50 por ser “ilógicos”, con cinturas avispadas que recordaban al corset: los llamó “fantasías de reinas”. Hacia los años 60 las cosas se radicalizaron. Los movimientos de liberación gay y las drag queens imprimieron su huella en íconos modernos como Gaultier y sus famosos vestidos con pechos en forma de conos, así como en Versace y sus prendas de cuero estilo bondage.

A queer history of fashion concluye con una serie de atuendos usados en bodas gay: quizás el último bastión, cargado de simbolismo, que la cultura homosexual ha conquistado en su lucha por ser incluida por completo en la sociedad.

Seguir leyendo