Diario de lectura

Tiempo Libre

Diario de lectura

Por Carola Solari / Fotografía: Rodrigo Chodil

El año pasado se cumplieron 50 años desde que se publicara Un lugar sin límites, la novela más queer de José Donoso. El escritor y diseñador Juan José Richards hizo una lectura creativa del libro, de la que surgieron 30 láminas que combinan escritura y visualidad. Las expone en galería Nac.

Paula 1226. Sábado 20 de mayo de 2017.

Juan José Richards tuvo un abuelo escritor, que es un mito en su familia: Alfonso Echeverría, que también fue traductor de la ONU y se suicidó en 1969.  Ese abuelo escritor era primo de José Donoso, dato que resulta curioso ahora que Juan José expone parte del diario de lectura de Un lugar sin límites.

“No es que tuviera una sintonía especial con Donoso, pero el año pasado se cumplían 50 años de esta obra literaria y sabía que era su novela más queer, protagonizada por Manuela, un travesti que desafía los límites del pueblo. Partí con esa bajada y con la intención de hacer con la lectura un diario que pudiera ser expuesto”, dice.

Juan José Richards usó lápices Staedtler punta fina, lápices Bic, portaminas, papel roneo y cartulinas para confeccionar 30 láminas de 21 x 26 cm, el tamaño de una hoja doble de un cuaderno Moleskine.
Juan José Richards usó lápices Staedtler punta fina, lápices Bic, portaminas, papel roneo y cartulinas para confeccionar 30 láminas de 21 x 26 cm, el tamaño de una hoja doble de un cuaderno Moleskine.

Juan José estudió Diseño en la Católica de Valparaíso. También estudió Estética en la UC de Santiago e hizo un magíster en Escritura Creativa en Español en la Universidad de Nueva York. Fue allí que se puso a escribir de manera más sistemática, publicando poco después el poemario Transatlántico y la novela Las olas son las mismas. Suele moverse en ambos territorios: lo textual y lo visual. Hacer bellos diarios es una vieja afición: tiene diarios de vida y diarios de viaje.

En un local de libros viejos encontró el ejemplar de Un lugar sin límites con el que trabajó: una edición de 1996. Como es una novela corta, la leyó de un tirón. Luego se fue deteniendo, capítulo a capítulo, para ir elaborando su diario de lectura: con letra manuscrita hizo anotaciones en láminas de papel, usando lápices de colores y jugando con la idea del límite: esa línea imaginaria que a veces señala donde termina una cosa y comienza otra. Complementó sus notas con timbres, boletas y dibujos formando una composición en cada página. “Dibujé unos monstruos. Esto, porque hice un curso sobre la historia del libro donde aprendí de monstruos medievales, unos híbridos entre animales y humanos que representaban el mal. Y al leer este libro, sentí que Donoso ocupaba al travesti en el mismo sentido”, explica.

La lectura también despertó su curiosidad sobre Donoso y las condiciones en que surgió este libro: así supo que lo escribió por encargo en México, y que surgió de un capítulo que descartó del Obsceno pájaro de la noche, que entonces estaba escribiendo. “Me llamó la atención que hubiera tantos estudios sobre Un lugar sin límites: todos intentando descifrar a Donoso; a mi juicio nadie la achunta, permanece oculto”, dice. La exposición de su diario de lectura la tituló Otro lugar sin límites y estará abierta del 31 de mayo al 21 de junio en galería Nac. Juan de Dios Vial Correa 1351, Providencia. www.galerianac.cl

Las láminas están hechas más para ser vistas que para ser leídas. Si bien las notas surgieron a propósito de la lectura del libro, es tan pequeña y apretada su caligrafía, que no es tan fácil descifrar su contenido.
Las láminas están hechas más para ser vistas que para ser leídas. Si bien las notas surgieron a propósito de la lectura del libro, es tan pequeña y apretada su caligrafía, que no es tan fácil descifrar su contenido.

Arte_JuanJoseRichards3

Arte_JuanJoseRichards4

Seguir leyendo