*
31 Julio, 2013
orla

El atrevido mundo de Isol

Los protagonistas de sus libros son chicos cuestionadores como Mafalda y no es casualidad: Marisol Misenta, más conocida como Isol, creció admirando la literatura inquisidora de Quino, la figura más importante del cómic argentino. Por su sincronismo con la mente de los niños acaba de recibir el premio Astrid Lindgren. El 25 de agosto llega a Chile como una de las invitadas del festival internacional de ilustración que organiza Plop! Galería.

Por Gabriela García


Paula 1127. Sábado 3 de agosto 2013.

Los protagonistas de sus libros son chicos cuestionadores como Mafalda y no es casualidad: Marisol Misenta, más conocida como Isol, creció admirando la literatura inquisidora de Quino, la figura más importante del cómic argentino. Por su sincronismo con la mente de los niños acaba de recibir el premio Astrid Lindgren. El 25 de agosto llega a Chile como una de las invitadas del festival internacional de ilustración que organiza Plop! Galería.

“Un artista es un niño que sobrevive y este premio ha sido como ganar la Berlinale. Un tremendo espaldarazo. Astrid Lindgren decía que la niñez nos forja y yo disfruté mucho la mía. Mi papá pintaba, mi mamá cantaba, mi casa era alegre, se jugaba, había mucho humor”, dice la ilustradora Marisol Misenta (41) al teléfono desde Buenos Aires. Aunque su talento como ilustradora y autora infantil ya había sido reconocido antes –fue finalista del Premio Hans Christian Andersen en 2006 y 2007, una suerte de Premio Nobel de la literatura y la ilustración–, el Astrid Lindgren Memorial Award que otorga el gobierno de Suecia, en memoria de la escritora infantil más importante que ha tenido ese país, ha sido el mayor reconocimiento a su trabajo. Con este premio –que recibió en mayo– Isol se convirtió en una de las ilustradoras más reconocidas de Argentina. Su agenda, siempre ocupada, ahora está más ajetreada que nunca. Uno de sus libros, Secreto de familia, está siendo traducido al árabe, y Nocturno, una de sus últimas publicaciones, está por llegar a Grecia. A fines de agosto Isol se prepara para firmar libros y ofrecer charlas, como la invitada de honor de la segunda edición del Festival Internacional de Ilustración, Festilus, en Santiago.

Conocida popularmente como Isol desde que empezó su carrera a los 25 años, a Marisol Misenta siempre le gustaron los cómics. Desde los tres años hojeaba ejemplares de Mafalda y también de Asterix y Obelix. Más grande, a los 19, cuando egresaba de la Escuela de Bellas Artes, firmó su primera historieta: la serigrafía de un circo inspirada en la canción The carny, de Nick Cave, de la que incluyó algunos textos. Ese fue un momento decisivo para Isol, porque fue cuando se dio cuenta de que sus dibujos adquirían más potencia cuando eran acompañados de historias. Desde entonces dedicó su vida a escribir sus propios cuentos y cómics ilustrados para niños. Aunque en un comienzo sus dibujos simples y llenos de humor negro fueron mirados con suspicacia –el jurado del concurso A la Orilla del Viento del Fondo de Cultura Económica los tildó de “sicóticos”–, su trazo imperfecto, como de niño, fue ganando adeptos. En 2003 se hizo conocida en el mundo al ilustrar El cuento de Navidad de Auggie Wren, de Paul Auster, y hoy sus libros –más de una decena– se publican en países como México, España, Francia y Suiza.

Los cuentos de Isol

Una princesa que es tan bella que causa reinos acéfalos (La bella Griselda). Una niña que ve cumplido su deseo de que su madre no grite más cuando esta se convierte en globo (El globo). Y un niño que un día despierta más temprano que de costumbre y que ve a su madre con los pelos parados y se asusta porque se da cuenta que en realidad es un puercoespín (Secreto de familia). Los relatos de Isol tienen la rebeldía de Quino y la ternura de Liniers, dos de los grandes dibujantes que tiene Argentina. Están dirigidos a un niño curioso, revoltoso, cuestionador. “Ese tipo de nena como Mafalda, que habla como un adulto, que se cree con el mismo derecho a opinar que cualquiera, está en mi literatura”, dice. Y agrega: “Hay gente adulta que encuentra que escribo bestialidades porque mis libros no siempre terminan bien ni tampoco hay osos rosados. En El globo, la mamá no vuelve a ser lo que era pero los nenes se matan de la risa mientras los grandes están preocupados. Creo que el intento adulto, eso de que se tiene que ser responsable te puede llegar a matar lo vivo que tienes. Yo no le tengo miedo al ridículo ni a jugar. A veces, cuando estoy dibujando, me doy cuenta que tengo en mi cara la expresión que quiero que tenga un personaje”, explica Isol riendo.

La bella Griselda
Este libro cuenta la historia de una princesa que hace perder la cabeza a los hombres, literalmente. “Necesito un poco de oscuridad para que haya una historia. Si estoy contando que los hombres se mueren por una princesa ¿cómo voy a dibujarlos llenos de corazones? Eso es lo obvio. En mis libros las certezas están puestas a prueba”.

Tener un patito es útil

Desde ambos lados se puede leer este libro objeto que cuenta la misma historia pero de distintas perspectivas: primero, desde la mirada del niño que agarra a un patito y por el otro lado, desde la visión de un patito que agarra a un niño y declara que “tener un nene es útil”. “Es una cosa chistosa pero también hay una invitación a ponerse en el lugar del otro, a ver las cosas desde distintos puntos de vista, a la empatía”.

Festilus

El Premio Nacional de Ilustración y de Diseño en España, Isidro Ferrer; el mexicano ganador del CJ Picture Book Awards de Corea, Gabriel Pacheco, y los chilenos Alberto Montt y Francisco Javier Olea, son, junto a Isol, algunos de los invitados que reúne el festival internacional de Plop! Galería en su segunda edición, que se realizará paralelamente en el GAM, el Centro Cultural Palacio La Moneda, la Biblioteca Viva y la sede Apoquindo de Inacap, del 26 de agosto al 1 de septiembre. Isol hará un taller para ilustradores (30 de agosto, 14 hrs, en Plop! Galería), ofrecerá una charla gratuita (28 de agosto, 19 hrs, Aula Magna Inacap Apoquindo), firmará libros (28 de agosto, 16:30 hrs en la librería Gonzalo Rojas, del Paseo Bulnes), y estrenará una exposición en la Galería Plop! hasta el 6 de octubre: en Vidente natural, los espectadores podrán hacer una pregunta y luego elegir un número desde una tómbola. Cada dígito corresponde a un dibujo que responde la interrogante. “Es como el I-ching, cuando estás buscando algo lo encuentras”, dice. Festilus2013.blogspot.com

No es la primera vez que Isol viene a Santiago, pero como invitada de honor a Festilus esta es su visita más importante: desde el 26 de agosto hasta el 1 de septiembre dará charlas y talleres junto a otros destacados ilustradores de Chile y el mundo. “Yo soy una fanática de la vitalidad que está tomando la ilustración en Chile. Me gusta la belleza de los libros de Paloma Valdivia pero también el humor de Alberto Montt, es muy inteligente lo que él hace”, dice Isol.

La otra faceta de Isol. La ilustradora es soprano y junto a su hermano compone para la banda que crearon. Se llama Sima y se le puede escuchar aquí: http://www.myspace.com/isolzypce

Deja tu comentario