*
7 marzo, 2012
orla

El invierno canadiense

Para quienes buscan originalidad, Ana María Álvarez les plantea el entretenido desafío de pintar paisajes.

Por Paula Práctica


Para quienes buscan originalidad, Ana María Álvarez les plantea el entretenido desafío de pintar paisajes.

Materiales

• Una plancha de bizcocho.
• Pinceles: de abanico, redondo Nº 8 y linner para delinear.
• Pigmentos: celeste light blue EZ 031; café saddle brown TOS 2214; amarillo golden road OS 50; gris, pearl grey 0S 17; turquesa, papago turquoise EZ 054, verde hacienda jade EZ 053 y marsh green TOS 2237; blanco, polar bear FS 2300; azul, blue jewel TOS 2204.
• Esmalte transparente mate C300

Instrucciones

1. Pinta el cielo con con una aguada ce­leste, con una pincelada irre­gu­­lar de color que vaya arrastrando la go­ta.

2. Pinta el cerro con una aguada de café, y haz rayas con a­ma­r­illo.

3. Poncea los árboles con el color ver­de, en forma de puntitos y en­tre medio pone puntos con gris.

4. Pon café en el tronco de los ár­boles y repasa el delineado con color gris para dar la sensación de tron­­co de Abedules.

5. Da la sensación de nieve: mezcle el blanco, con agua y unta una esponja semi húmeda para poncear con ella entremedio de los árboles.

6. Pinta el lago con una aguada de azul, repartiendo el color en for­ma irregular para dar una sensación de mayor claridad en unas partes más que en otras.

7. Pinta en la orilla del lago una guar­da irregular de color café.

8. Pinta las nubes con una aguada de gris claro, y para dar la sensa­ción de neblina agrega más agua al co­lor.

9. Agrega una aguada de blanco so­bre algunas zonas del lago, para dar la sensación de escarcha. Deja se­car muy bien.

10. Con pincel de abanico apli­ca esmalte transparente, gol­pe­tea el pincel contra la pieza en forma pa­reja, deje secar y luego da una se­gun­da mano. Aplica en forma pareja, y luego mete al horno para quemar a cono 06.

Deja tu comentario