Fumar no está de moda

Tiempo Libre

Fumar no está de moda

Por

Solía tener una carga positiva hasta hace pocos años, asociado al glamour y estatus. Pero de un tiempo a esta parte el fumar se ha transformado en un momento planeado y acotado en tiempo y en espacio.

Paula 1243. Sábado 13 de enero de 2018.

Por María Edwards, La Anticuaria / Fotografía: Alejandro Araya

Fumé mucho por más de 15 años. Dejé de fumar cuando supe que estaba embarazada. Y nadie creía que resultaría, todos pensaban que era por el momento. Pero llevo cerca de 15 meses sin fumar y, aunque detesto los “nunca”, estoy segura de que no volveré a ser la fumadora que era. Porque fumar ya no es una moda y porque cada vez menos gente fuma; son menos los lugares y las instancias favorables a los fumadores. Así, hoy el acto de fumar tiene actores, tiempo y espacio limitados. Por eso que las piezas con las que podemos poblar esos espacios pasan a ser fundamentales. Llega entonces el momento de rescatar objetos que antes eran valorados y transformarlos en los protagonistas del rincón de los –cada vez más extintos– fumadores.

Antes se fumaba en los teatros, en las micros, en los aviones y en los malls. Hoy resulta impensado cualquier instancia cerrada que no sea libre de humo. En el mercado circulan ceniceros, cerillas, cigarreras y enormes colecciones de cajetillas y fósforos que venían cargadas de diseño, pues eran piezas preciadas y de colección. Objetos que forman parte de nuestra cultura y de nuestra historia y que aún circulan por ahí.

Dónde:
Cigarreras de plata, de estaño y de plaqué, se usaron hasta los años 60, principalmente por mujeres. Varias venían con polveras incorporadas. Las pipas, generalmente, se fabricaban en madera de brezo. Objetos como estos se encuentran en Antigüedades Carroza, mientras que en la Peluquería Francesa y su vecina casa Museo Los Coleccionistas hay a la venta varios ejemplares de ceniceros de pie de teatros y salones antiguos, de mármol, madera, bronce y otros metales.

Seguir leyendo