Gabriel Rodríguez, el dibujante nominado

Tiempo Libre

Gabriel Rodríguez, el dibujante nominado

Por Vadim Vidal

Los premios Eisner, los Oscar del cómic, se entregan este 22 de julio en San Diego, California, y tienen al chileno Gabriel Rodríguez en la nómina, quien figura entre los aspirantes a Mejor Dibujante. ¿Cómo llegó hasta ahí?

El cómic es un asunto de perseverancia. Hace más de una década, cuando Gabriel Rodríguez (37) llevó su primer libro de historietas a la Editorial Dédalos, la única que se dedicaba a este género en Chile, nunca vio la luz. La editorial estaba quebrada. Después ilustró el juego de cartas Mitos y Leyendas, de la empresa Salo, y en 2002 pasó por un extenuante proceso de selección para dibujar la adaptación a viñetas de la famosa serie policial C.S.I. para IDW, una de las editoriales independientes más importantes de EE.UU. Entonces, no solo tuvo que dibujar 27 números durante dos años, en jornadas extenuantes, sin respiros ni vacaciones y en paralelo con su trabajo de arquitecto. También se las vio con los representantes de los actores de la franquicia, que le pedían que los dibujara más jóvenes y delgados. Un trabajo con cero glamour que nadie luciría en su CV. Salvo Rodríguez. “Como las historias eran 80 por ciento diálogo, tuve que sacarle partido visual a algo que era muy poco visual. Fue excelente haber tenido esa escuela previa”, cuenta. El 2005 le empezaron a encargar proyectos más motivantes de la misma editorial norteamericana y desde entonces dibuja a tiempo completo para ellos en una oficina que acondicionó en su casa de Las Condes.

Mientras todo esto ocurría en la vida de Rodríguez, en paralelo, Joe Hill –hijo del best seller Stephen King– empezaba a ganarse un espacio en el mundo de la literatura fantástica con sus exitosos libros El traje del muerto y Fantasmas. Y algunos de sus relatos comenzaban a ilustrarse en formato gráfico. Entonces, por medio de IDW, convocó al chileno para que trabajaran en Locke & Key, la historia de una familia que sufre el horroroso asesinato del padre y se recluye en una siniestra mansión que esconde grandes misterios. “Él considera que el cómic es un trabajo conjunto entre el autor de la historia y el dibujante, es muy de la vieja escuela norteamericana. Me dijo de inmediato que consideraba el proyecto como una coautoría, quería darme espacio para que diera sugerencias sobre el desarrollo del argumento de la obra”. Con el primero de los 6 capítulos publicados en 2008 y con fecha de término para finales de 2012, la saga ha ganado fanáticos y tiene un piloto grabado para convertirla en serie de televisión. Hoy, la historia parece estar en la cima del mundo de las historietas con sus cuatro nominaciones a los Eisner Awards Uno de ellos en la categoría Mejor Dibujante para el chileno Rodríguez. Un verdadero sueño americano.


Seguir leyendo