Hacer deporte ¿con o sin desayuno?

Tiempo Libre

Hacer deporte ¿con o sin desayuno?

Por Bárbara Riedemann / Fotografía: Alejandro Araya

Un estudio reciente publicado en el British Journal of Nutrition, que dio cuenta de los beneficios de ejercitar con el estómago vacío, activó una discusión protagonizada por deportistas –profesionales y amateurs– y especialistas de la salud, que está lejos de cerrarse. Aquí, los pros y los contras para tener en cuenta a la hora de tomar una determinación.

Paula 1119. Sábado 31 de agosto 2013.

Un estudio reciente publicado en el British Journal of Nutrition, que dio cuenta de los beneficios de ejercitar con el estómago vacío, activó una discusión protagonizada por deportistas –profesionales y amateurs– y especialistas de la salud, que está lejos de cerrarse. Aquí, los pros y los contras para tener en cuenta a la hora de tomar una determinación.

Los beneficios de ejercitar en ayunas
• Si el objetivo es perder peso, el ejercicio en ayunas permite una rápida quema de calorías, ya que el organismo se ve obligado a utilizar sus grasas de reserva.
• Deportistas profesionales incluyen –en algunos casos– el ejercicio en ayunas como una forma de adaptar su organismo para optimizar la energía, siempre y cuando hayan consumido hidratos de carbono la noche anterior para así garantizar los niveles adecuados de glucosa.

Los perjuicios de ejercitar en ayunas
• Si el objetivo es incrementar la fuerza muscular, el organismo requiere consumir nutrientes clave, como proteínas, que alimentan al músculo.
• Deportistas no profesionales sufren una descompensación –mareos, o incluso desmayos–, ya que el cuerpo, además del gran esfuerzo para quemar grasas, utiliza sus azúcares, con el riesgo de provocar una hipoglicemia –bajo nivel de azúcar en la sangre– e incluso romper el músculo para obtener la energía.
• En una hora intensa de ejercicios una mujer adulta quema entre 500 y 600 calorías. Al ayunar se baja el rendimiento y, por ende, el gasto calórico. Además, si se desayuna luego de la rutina se corre el riesgo de ingerir más calorías de las perdidas. Por eso, lo ideal es consumir como máximo una hora de antelación al entrenamiento un desayuno balanceado y de fácil digestión, que incorpore una fruta, cereales y tostadas con quesillo.

En 2012 fue publicado en el British Journal of Nutrition el estudio “Effects of exercise before or after meal ingestion on fat balance and postprandial metabolism in overweight men”, liderado por el doctor Jason Gill, de la Universidad de Glasgow, Inglaterra, que arrojó los beneficios de ejercitar con el estómago vacío. El texto provocó controversias en la comunidad médica y deportiva.

Algunos especialistas sugieren que, como máximo una hora antes del entrenamiento, se consuma un alimento de fácil digestión para evitar la sensación de pesadez estomacal.

*Colaboraron en esta nota: Patricio Alfaro, profesor de Educación Física y entrenador personal del gimnasio MW Club & Spa (www.mwclub.cl); y Federico Noya, gerente Fitness de gimnasio Sportlife (www.sportlife.cl).

Seguir leyendo