*
19 octubre, 2017
orla

Lidiar con una maldita jefa

Daniela Viviani, también conocida en el mundo virtual como Cabralesa, lanzó hace pocos días su primera novela: Maldita jefa, donde narra con humor lo difícil que es lidiar con jefes tóxicos y empleos mal pagados. Aquí, una conversación con la autora.

Por María José Salas


Paula.cl

Tuvo un trabajo en el que se puso al servicio de la humanidad, pero en el camino decidió abandonarlo. “Seis años de experiencia laboral bastaron para acabar con mis sueños por hacer de este un mundo mejor. Ilusiones que quedaron enterradas en el fondo de mi corazón después de cientos de días haciendo horas extras, salarios pencas, funciones que no me correspondían y aguantando equipos de trabajo que parecían sacados de un jardín infantil…”. Así se lee en el libro Maldita jefa, de la periodista Daniela Viviani, quien a través del personaje de ficción, Laura Rojo, cuenta la historia de una mujer que después de seis años trabajando y aguantando penurias, decide renunciar y comenzar en un nuevo trabajo motivada solo por recibir más plata. Decisión que la lleva a una empresa donde se encuentra con Berta Mondaca, una jefa incompetente y emocionalmente inestable, quien con el tiempo desgasta la paciencia de Laura y la saca de quicio.

Daniela Vivandi, traductora inglés-japonés, debuta con esta novela que comenzó a escribirse en www.cabralesa.com y que está inspirada en hechos reales que reflejan la compleja fauna laboral chilena, en donde, dice, “ser un buen trabajador no tiene mucho que ver con ser buena persona”.

¿Qué les dirías a las personas que lidian diariamente con un jefe tóxico pero que no pueden salir de ahí porque tienen deudas o hijos que mantener?
Que respiren hondo, que busquen una actividad o pasatiempo de su agrado (aunque sea algo sencillo) para lidiar con todo el estrés y, por último, pero no por eso menos importante, que establezcan plazos y/o metas para poder responder con tranquilidad: “¿hasta cuándo voy a trabajar para este maldito jefe?”.

Partes tu libro narrando que seis años de experiencia laboral acabaron con los sueños de hacer de este mundo un lugar mejor ¿Crees que solo con el trabajo podemos hacer de este mundo un lugar mejor?
No, para nada. Hay muchas maneras de aportar con su granito de arena, además del trabajo. Sin embargo, creo que sería muy lindo si la ayuda empezara para nosotros mismos, que cuidáramos y veláramos por lo que es importante en nuestra vida. Es mucho más fácil que todo salga mejor y hacer nuestro aporte al mundo cuando nos sentimos bien mental y físicamente.

¿Nunca más quieres tener un jefe/a? 
Yo estoy muy feliz siendo mi propia jefa. Peleo conmigo, negocio horas extras y me he relajado un poco con el horario de almuerzo, pero no he logrado subirme sueldo. Estoy en conversaciones para llegar a un acuerdo con mi lado mandón.

¿Si quisiéramos, todos podríamos liberarnos de los jefes?
Es bueno tener en cuenta que con la modalidad freelance eliminas el problema “jefe”, pero lo cambias por otros, como la inestabilidad económica y tandas de trabajo en cualquier horario. En resumen, una continua incertidumbre. Teniendo eso último en cuenta, y si no se puede/quiere renunciar al empleo actual, diría que es bueno recordar que mucho del poder que tiene una jefatura complicada se lo da uno mismo como empleado. En esos casos, la “cabeza fría” o neutralidad puede llegar a convertirse una gran aliada.

* El libro fue lanzado por la editorial Planeta y se encuentra a la venta a $10.900 en librerías del país.

Deja tu comentario