*
11 julio, 2017
orla

Los discos de Felipe Mella

El director ejecutivo de GAM se asume como un fanático de la música: sus playlists lo acompañan cuando se levanta, en la ducha y mientras trabaja en su oficina. Felipe Mella, quien antes dirigió Balmaceda Arte Joven, colecciona discos, vinilos y siente que tiene una misión personal: recuperar la música más tangible.

Por Carla Alonso / Fotografía: Alejandro Araya


Paula 1230. Sábado 15 de julio de 2017.

Pablo Honey (1993) | Radiohead

El álbum debut de la banda británica fue su compañero en una época universitaria más introspectiva, en la que madrugaba trabajando en sus maquetas para las presentaciones de arquitectura. “Fue un tiempo de cuestionamientos sobre lo que había estudiado y en qué iba a trabajar”. Adquirió el CD Pablo Honey en una disquería en Buenos Aires, en 1993. “La canción Creep me dejó pegado, podía escucharla todo el día. Sigo escuchando mucho Radiohead y la gente me pregunta por qué escucho música tan depresiva”.

Aretha Now (1968) | Aretha Franklin

aretha

“Un disco que marcó mi infancia. En mi casa habían muchos de Aretha y este era el que más me gustaba”. Solía escuchar el vinilo junto a su padre, Alfredo, a quien le encantaba el soul y le hablaba de ella: “Que era la cantante de color más importante de mundo, la lady queen, y que luchaba por los derechos raciales. Esto último me llamó la atención y aluciné”. 40 años después, Aretha Now está entre sus favoritos de Spotify.

Signos (1986) | Soda Stereo

Fue el soundtrack de sus veranos entre los años 87 y 89, mientras mochileaba en el sur de Chile, escuchaba las melodías en su personal stereo. “Marcó mi juventud. Fue mi acercamiento al rock latino y uno de los primeros discos que salió en CD. Tener Signos era como tener el mejor celular”. Fanático de Soda Stereo, cree que Signos “selló una madurez del grupo por las letras, la lírica y el diálogo entre los integrantes de la banda. Causó mucho furor”. El frenesí también fue estético. “Recuerdo que, con mis compañeros de colegio, nos cortamos el pelo como Cerati”.

The Wall (1979) | Pink Floyd

pink floyd

Su primer acercamiento vino con la película The Wall, que vio en una sala Cinerama. “Salí marcando ocupado. Luego escuché el disco, con las melodías instrumentales, el ruido de los helicópteros, el muro cayendo…”. Corría el año 88, estaba en el colegio y significó mirar hacia afuera en el tema de la música. “Trabajé tres fines de semanas lavando el auto de mis papás para juntar la plata. Fui a una disquería en Providencia y compré el vinilo”. Hoy sus dos ringtones del celular son de The Wall y aún conserva ese vinilo.

Corazones (1990) | Los Prisioneros

los pri

El Café del Cerro, en Bellavista, fue el escenario donde vio a Los Prisioneros en vivo por primera vez, en 1986, con sus compañeros de la Alianza Francesa. “Todo este relato contra la dictadura me pareció valiente. Corazones fue uno de los primeros discos que se grabó afuera; es desgarrador y plagado de declaraciones de amor muy poderosas. Lo escuchaba mucho. Era un disco que uno tenía que tener siempre”. Más de 20 años después, en Balmaceda Arte Joven, trabajó con el diseñador de la portada del disco Corazones, y conoció a Claudio Narea y a Miguel Tapia.

Deja tu comentario