*
5 abril, 2017
orla

Mala junta

En mayo se lanza el primer largometraje de la cineasta Claudia Huaiquimilla, que ha triunfado en festivales tan emblemáticos como el de Guadalajara y Toulouse. Inspirada en lo que ella vivió como mapuche, se concentró en mostrar esa realidad a través de los ojos de dos niños.

Por Sofía Merino / Fotografía principal: Ignacio Rojas.


Paula 1223. Sábado 8 de abril de 2017.

La historia de Cheo, un niño mapuche víctima de bullying en el colegio por su origen indígena, comenzó mucho antes que Mala Junta. Fue en San Juan, la noche más larga, un cortometraje que Claudia Huaiquimilla (29) presentó como proyecto de título en 2012, para recibirse como cineasta de la Universidad Católica, donde apareció por primera vez este personaje. Allí la realizadora audiovisual relataba la historia de un niño inquieto, maltratado por un padre alcohólico. A escondidas, una amiga de
Claudia presentó el cortometraje en festivales como Sanfic y Clermont-Ferrand en Francia, donde ganó una mención especial del jurado. “Soy súper introvertida y el corto lo hice pensando solo en el egreso,
pero después de que mi amiga lo mandara a festivales, la gente me empezó a preguntar si tenía un nuevo proyecto. Así, me decidí a convertirlo en largometraje y continuar la historia”, explica.

Claudia Huaiquimilla.

En Mala junta, Cheo (Eliseo Fernández) conoce a Tano (Andrew Bargsted), un adolescente santiaguino
que peligra de irse al Sename por su mala conducta. Para evitar eso, su madre –ya cansada de él– lo envía adonde su padre, quien vive en el mismo pueblo de Cheo: San José de la Mariquina, localidad
cerca de Valdivia. Allí se desarrollan dos relatos en paralelo: primero, la amistad entre estos dos niños y la mala influencia de Tano a Cheo con drogas y robos; y, al mismo tiempo, se ahonda en un contexto
político y social que muestra los conflictos entre el pueblo mapuche y la industria de la celulosa.

La cineasta se inspiró en sus propias vivencias. Proveniente de una familia muy tradicional, Claudia –al igual que Tano– también experimentó esa sensación de desarraigo, de no poder calzar con lo establecido, con lo correcto. Además, siendo mapuche, le tocó vivir la discriminación en el colegio, como
Cheo. “Sentí que los niños mapuches y los niños problemas compartían ese desarraigo. Que los padres no saben lidiar con ellos y, por eso, en vez de integrarlos, los marginan”, explica. Entonces investigó durante tres años todo lo relacionado con el Sename y también sobre los conflictos en La Araucanía, a través de un informe de la Unicef de relatos de niños y a partir de hechos históricos, como cuando en
2011 murió un dirigente mapuche. Facebook: peliculamalajunta.

Una cinta premiada
6

“Creo que el éxito que ha tenido esta película tiene que ver con las emociones que vive el espectador, pero también con que se cuestiona el tema mapuche y queda con ganas de saber más”, dice la cineasta Claudia Huaiquimilla. El filme ha tenido una gran recepción: más de 20 reconocimientos, entre mejor película (FIC de Valdivia y Festival de Cine Chileno en Quilpué), premios por posproducción (Festival Internacional de Guadalajara), y premio del público (Cine Latino Toulouse y Ficil). El 11 de mayo se estrena a nivel nacional en salas comerciales y alternativas.

 

Deja tu comentario