*
30 mayo, 2017
orla

Mi casa de muñecas

A orillas del lago Todos los Santos hay una casa flotante para niños de hasta 12 años. Una pequeña construcción de 35 m² con una terraza en su contorno. La construyó Roberto Edwards –fundador de revista Paula– a sus hijas. Aquí, el relato en primera persona.

Por María Edwards, La Anticuaria


Paula 1227. Sábado 3 de junio de 2017. Especial Padres.

Parece cuento, pero precisamente yo era –hace más de 20 años– una de las muñecas para las que fue construida esta joyita. Mi papá, en una de sus infinitas locuras y obsesiones, quería transformar cada veraneo en una experiencia increíble. Y en 1993 creó un espacio único para mí y mi hermana chica: replicó la arquitectura tipo de una casa sureña en una casa de muñecas.

Él mide casi dos metros y creo que nos veía muy pequeñitas e incómodas en los lugares e instalaciones pensadas para adultos. Además, siempre le gustó la idea de que los niños tuvieran su espacio privado, de juego. Pero como todos estos ingredientes excéntricos no eran suficientes, esta casa a escala, además, debía flotar y poder ser transportada fácilmente a cualquier lugar del lago.

Nuestra casa de muñecas tiene vigas al descubierto y doble altura, lo que permite que también un adulto pueda estar en el living y comedor sin problemas. Los espacios más privados como el baño, las dos piezas y la cocina, tienen la altura para un niño. Las camas, sillas, sillones y puertas son pequeñas, así que los adultos al poco rato ya querían irse. Durante años, nos pasamos todo febrero viviendo allí. Dormíamos, cocinábamos, nos duchábamos. Invitábamos a los adultos a tomar té, nos preocupábamos de regar nuestras plantas, recolectábamos avellanas y frutillas, hacíamos nuestra cama y salíamos a remar en nuestros botecitos de madera, también hechos de nuestro tamaño.

La casita está totalmente decorada con muebles muy pensados: sillas con dibujos de peces de la zona, mesas con barcos pintados, chales de crochet iguales a los que tejía mi abuela, camas de madera torneada.

Es para no creerlo y –aunque con los años comenzó a parecernos un espacio normal y habitual– mirando hacia atrás y cada vez que vuelvo a visitar nuestra casita, no dejo de maravillarme y de pensar que es un lugar de otro planeta y el sueño de cualquier niño. Porque en la estética propia sureña de madera y tejuela y flotando en el fin del mundo, se encuentra mi mejor recuerdo de infancia.

anticuaria3

anticuaria4

Dos datos de casas a escala

1. Maquetas a escala 1:40 de casas y barrios típicos de Valparaíso, en www.valparaisoaescala.cl
2. Las más increíbles casas hechas a escala de niño. Hay modelos básicos y también se trabaja a base de pedidos especiales, en Lilliput Play Homes, www.lilliputplayhomes.com

María Edwards, La Anticuaria

María Edwards

Deja tu comentario