*
24 agosto, 2017
orla

Naturaleza en la pared

Una selección de papeles murales botánicos, una moda que viene con fuerza.

Por Valesca Damste, La decoradora


Paula 1233. Sábado 26 de agosto de 2017.

La mayor parte de su historia el papel mural ha sido el primo pobre de las artes decorativas por ser frágil, efímero y fácil de cambiar: nació como una alternativa más barata para recubrir los muros en vez de usar tapices, en la Europa del siglo XVI. Por la época, en China, también se pintaban flores, pájaros y vistas para vestir las paredes, lo cual fue rápidamente copiado por diseñadores europeos. Así nació el chinoiserie.

Hasta que en el siglo XIX durante la revolución industrial, como se agilizó el proceso de fabricación, se hizo más masivo y accesible.

Pero siempre ha habido una actitud ambivalente sobre el papel mural, porque generalmente
aparentaba ser algo que no era: tapiz, madera, un mural. Pero yo no tengo ambivalencia: ¡me encanta! Encuentro que viste los espacios de naturaleza fértil y rebosante, y tiene mucha mejor vida que los muros pintados. No hay nada que me traiga más felicidad que ir a revisar los nuevos catálogos de papeles murales. Para mi cumpleaños, incluso, mi papá me regaló papel mural para la entrada, que es como una selva. El mejor regalo. Instagram: @ccdinteriores.

Los papeles pintados a mano, que imitan los paneles de chinoiserie del siglo XVII, son increíbles. Se pueden personalizar con color de fondo. Hay varias marcas, todas muy exclusivas. En Chile, Casa Garda trae la marca De Gournay, como el de la foto principal, de su colección www.casagarda.cl

Las diseñadoras chilenas Colomba y Carolina Bezanilla tienen este papel llamado Selva. $22.600 el m² en www.ppintado.cl

Gigantografía
En Murales Papelaria hay papeles extra grandes, que se venden por unidad. Uno muy lindo es el llamado Charleston Garden Mural (en la foto), que mide 2,74 m de alto x 2,74 m de ancho ($165.900) en www.papelaria.cl. Como dato, recomiendo pintar con el mismo color de fondo las paredes de una habitación que no están empapeladas. Así, se provoca un efecto de continuidad.

Deja tu comentario