*
11 agosto, 2017
orla

Nostalgia de circo

La artista María Teresa Chadwick, de 26 años, inaugurará en agosto, en la Biblioteca Central de Leeds, Inglaterra, una exposición inspirada en el Circo Los Tachuelas, de Santiago cuando dejó su tradicional ubicación en el centro. La fragilidad de la cultura en un mundo desechable, se llama la muestra.

Por Carla Alonso


Paula 1232. Sábado 12 de agosto de 2017. Especial La agenda de la ciudad.

Recuerda que tenía cerca de cinco años cuando pensó en escaparse a un circo. Era inquieta y siempre le atrajo la mezcla entre lo nómada y lo lúdico que tiene el circo tradicional chileno, al que iba ocasionalmente cuando era pequeña, en Santiago. Dos décadas después, en la capital, vio una noticia sobre la venta del terreno en la intersección de General Velásquez con la Alameda, que tradicionalmente ha sido para circos, “para construir un ‘edificio blanco gigante con palmeras estilo Miami’. Me dio pena, pensé en cuánto cuesta preservar cosas culturales como esa y decidí ir a una de las últimas funciones del Circo Los Tachuelas para realizar bosquejos”, cuenta por teléfono María Teresa Chadwick, orfebre, artista y publicista santiaguina quien está radicada en Londres, donde estudia un máster en Arte y Ciencias en el Central Saint Martins, que pertenece a la University of the Arts, London.

Era octubre de 2015 cuando vio la noticia. Llevó croqueras y pasteles, y dibujó antes de ingresar a la función y luego durante el espectáculo. Regresó días después pero el circo no estaba e hizo bocetos del espacio vacío y recogió algunos objetos del montaje que estaban tirados en el suelo. Pintó 10 óleos sobre tablas que cuentan la historia del recinto y recibió asesorías de los artistas Cristián Abelli e Ignacio Valdés. El trabajo duró casi un año y partió a Londres a cursar su máster. Fue en una charla donde conoció a Bronwyn Brady, encargada de la galería de la Biblioteca Central de Leeds, al norte de Inglaterra, quien se interesó en su trabajo. “Ella quiso que mi trabajo se conectara con el edificio, que es patrimonial”, dice Teresa, y entonces pensó en un paralelo entre al circo y la biblioteca, “porque a los dos les cuesta sobrevivir hoy”, explica. “Hablé con Gastón Maluenda –parte del clan dueño del circo– y me contó que era el único terreno dedicado a eso en el centro de Santiago que había estado cerca de medio sigo ahí”.

Esa fue la génesis de La fragilidad de la cultura en un mundo desechable (The Fragility of Culture in a Disposable World), exposición que inaugurará el 24 de agosto en la Biblioteca Central de Leeds, un edificio patrimonial que pertenece al Arts Council, equivalente al Ministerio de la Cultura.

Sus cuadros pintados al óleo –con un estilo pictórico naive, con escenarios surreales–, una escultura interactiva que incluye robótica –un carrusel que se mueve cuando la persona se acerca a observar– y una instalación de papel maché hecha con fotocopias de libros de la Biblioteca Central de Leeds, son las piezas de su trabajo que usa la imagen del circo cómo historia y también como metáfora “de una sociedad vacía e hiperestimulada. Busco denunciar cómo la cultura batalla para sobrevivir en una sociedad hiperracional”, explica Chad –nombre con el que firma sus obras–, quien estudió Publicidad en la Universidad del Desarrollo y en paralelo asistió durante siete años al taller de orfebrería Villaseca.

La exposición se realizará en dos salas y una de ellas mostrará el proceso de investigación, que incluyó deambular por el Metro de Londres para observar el comportamiento de las personas. Durante los días de la muestra Teresa grabará un video de la exposición que será incluido en el canal de Youtube de Los Tachuelas, llamado La Leona TV.

Deja tu comentario