*
7 noviembre, 2017
orla

Ojo de pez

Son fotógrafos o camarógrafos de profesión u oficio, y se dedican a recorrer las costas de Chile, Australia, Estados Unidos, Europa o el Sudeste Asiático registrando a deportistas acuáticos emergentes y profesionales, en campeonatos nacionales e internacionales de bodyboard, surf y esquí náutico. Todo eso, desde dentro del agua.

Por Almendra Arcaya L. / Fotografía: Pablo Jiménez.


Paula.cl

Pablo Jiménez
El sueño de infancia

Tenía 12 años cuando su papá le regaló su primera tabla de bodyboard; a los 16 realizó sus primeros viajes solo, casi siempre a Constitución o Iquique, donde se pasaba, en promedio, 6 horas diarias en el agua; y a los 20, cuando estaba en segundo año de Comunicación Audiovisual en el Duoc de Viña del Mar, hizo sus maletas y se lanzó a viajar en busca de “la ola de su vida” por California, Islas Canarias, Indonesia, Irlanda, Francia, Londres, cuatro ciudades de Australia y buena parte del este de Europa, travesía que financiaba trabajando como obrero, jardinero o pintor de casas.

En ese entonces, lo que el viñamarino Pablo Jiménez (37) pretendía era surfear de sol a sol. “Me di cuenta de que no quería alejarme nunca del mar y que soñaba con la posibilidad de surfear todos los días, cada vez que quisiera. También era consciente de que eso, como trabajo, no era sustentable”, recuerda. Entonces se le ocurrió empezar a registrar las horas que pasaba dentro del agua con una cámara Sony de bolsillo que había comprado para el viaje. “En más de una oportunidad me vi comprando fotos mías, surfeando, y advertí que ahí había una opción de trabajo, un punto de partida. Me demoré un montón en tirarme de cabeza a la foto, me costaba dejar la tablita de lado”, cuenta.

A los 28 regresó a Chile, estudió Fotografía Publicitaria en el Arcos y se compró su primera cámara y una carcasa SPL para el agua. En 2013 logró clasificar dos de sus fotografías al Red Bull Illume –concurso de fotografía de deportes de acción y aventura que organiza cada tres años Red Bull–, entre 26 mil imágenes. Ha trabajado de manera itinerante como fotógrafo oficial de las competencias de surf y bodyboard que organiza Maui and Sons en Arica, Reñaca y Pichilemu; y desde 2013 que es el fotógrafo oficial del APB Tour, torneo mundial de bodyboard. También colabora con marcas como Haka-Honu, Billabong, Columbia, Rip Curl y Patagonia, y acaba de llegar de un viaje de dos meses por Indonesia. “Todo mi año gira en torno a las temporadas de olas. Cuando se pronostica una marejada sé que me toca trabajar y tengo que estar listo para subirme a un bus o a un avión de un día para otro. Cuando la temporada se pone más lenta en Chile, me muevo por otros países. La fotografía acuática me ha permitido perpetuar el estilo de vida que tanto amo y apoyar y difundir el crecimiento del bodyboard y surf en Chile”, asegura. Instagram: @pablojimenez_photo / www.pablojimenez.cl

Tiare Miranda
Crecer en una familia de deportistas

Es la última de 4 hermanos, todos esquiadores, entre los que se encuentra el dos veces campeón mundial de esquí náutico, Felipe Miranda (31). Practica esta disciplina desde los 5 años y se ha atribuido, entre otros logros, dos medallas de oro en las categorías Salto y Overall de los Juegos Suramericanos de 2010, en Medellín. Pero, además de pertenecer a un linaje de deportistas acuáticos, Tiare Miranda (29) es fotógrafa, y su obsesión por ello comenzó a los 19, cuando sus padres le regalaron su primera cámara: una digital, de bolsillo, que estrenó en 2007 cuando debutó como seleccionada de esquí náutico en la University of Louisiana at Lafayette, a donde se fue becada durante dos años como alumna de primer año de Diseño de Vestuario de la Universidad del Pacífico.

“Tomé tantas fotos que se me acercaban deportistas y me decían: ‘seca, sácame fotos a mí, mándamelas por favor’”, recuerda Tiare, quien en esa misma competencia conoció a un fotógrafo deportivo profesional, quien la impulsó a tomar la decisión de cambiarse de Diseño a Artes Visuales, con mención en Fotografía. Dos años después, cuando terminó la beca, regresó a Chile, entró a estudiar Fotografía a la Universidad del Pacífico y realizó su último semestre de carrera en el Unitec Institute of Technology, en Nueva Zelanda. Ha asistido a más de 50 circuitos mundiales de esquí náutico, que se realizan en Estados Unidos, Europa y Australia, y es quien acompaña y fotografía constantemente al clan Miranda, compuesto por Rodrigo (35) y Felipe.

“Ser deportista me ayudó a desarrollar el ojo fotográfico, ya que uno está constantemente viendo registro audiovisual para corregir errores. Al principio me daba vergüenza, tenía que interrumpir entrenamientos para sacar fotos que eran muy amateur, pero ahí me quedaba todo el día metida en el agua con ellos. Si fuera por mí, estaría 24/7 ahí, hasta que me salieran escamas”, bromea Tiare, quien también suele fotografiar a su pareja, Daniel Odvarko, checo, también deportista y doble campeón europeo. “Mi mayor inspiración son mis hermanos y amigos esquiadores, que me han permitido estar todo el día en el agua con ellos probando cosas nuevas. En el agua me siento literalmente ‘como pez en el agua’. Por eso me muevo todo el año, de un lugar a otro, para hacer dobles temporadas de verano y seguir los Pro Tours de esquí náutico. Creo que para retratar realmente una disciplina debes saber mucho de ella o practicarla. Más allá del truco o la ola perfecta, tiene que haber una conexión, ahí es donde ocurre la magia”, asegura. Instagram: @tiaremirandaphotography.

Sebastián Giaretti
En busca de aficionados

La primera vez que el productor de eventos y diplomado en Fotografía del Instituto de las Artes, Sebastián Giaretti (26), tomó una foto desde adentro del mar, fue hace dos años, en Curanipe. Sin experiencia previa, el primer día observó desde fuera. El segundo, entró al agua con una cámara Canon 7D Mark II, una carcasa y un traje para el agua. “Desde chico me llamó la atención entrar al mar y registrar lo que se podía ver desde allí, pero no lo intentaba por miedo y por falta de implementos”, cuenta. Días después, a través de Instagram, le escribió a Zak Noyle, considerado uno de los mejores fotógrafos de surf del mundo y quien tiene más de 400 mil seguidores en sus redes sociales. “Cuando logramos comunicarnos, tuve la oportunidad de hacerle varias preguntas que me inquietaban, me guió con los equipos adecuados y me impulsó a probar, a lanzarme”, cuenta.


Entonces comenzó a visitar mensualmente el sur de Chile: Buchupureo, Puertecillo, Rinconada, Salinas de Pullally y Curanipe. “Más allá de las competencias internacionales y los deportistas profesionales, siempre que haya una buena ola o alguien haciendo surf o body adentro del agua, hay una historia que contar”, dice Sebastián, quien a pesar de partir hace recién dos años ha asistido a fotografiar el Arica Challenge Pro 2016 y ha publicado una de sus fotografías en el Instagram del APB Tour y otra en la revista chilena de surf Líneas Magazine. Instagram: @sgiaretti.

Cristóbal Sciaraffia
Pulso de cirujano

Fotografía: Jaime Milla. 

Los torneos de bodyboard IBA World Tour (2013), APB Association of Professional Bodyboarders (desde 2014 hasta 2017), el ISA World Surfing Games (2015 y 2016), el Arica Chilean Challenge en 5 oportunidades, entre 2010 y 2017, y el Rip Curl Pro The Search 2017. Esos son solo algunos de los campeonatos nacionales e internacionales de body y surf que el iquiqueño Cristóbal Sciaraffia (35) ha registrado audiovisualmente en los últimos años, como camarógrafo acuático, productor y colorista autodidacta. “Desde los 9 años que mi mundo transcurre en la playa, en el mar. Cuando era chico, me iba del colegio a la playa, y en el verano pasaba todo el día ahí, junto a mis hermanos mayores, quienes me inculcaron el amor por el bodyboard”, cuenta.

La primera vez que se metió al mar a grabar tenía 18 años y una cámara de cinta, que protegió con una carcasa para agua que le prestaron. Quedó tan fascinado que comenzó a hacerlo con más frecuencia y a ofrecer las imágenes, una a una, a sus amigos y conocidos que practicaban deportes acuáticos. Hoy dirige la productora The Noria Film, en la cual trabaja como productor y realizador, oficio que le exige pasar hasta 5 horas diarias en el agua en temporada de campeonatos. “Creo que el mayor desafío es estar ahí, debajo de las olas, donde rompen más fuerte, con un pulso de cirujano para que la imagen en video quede estable. En ese momento soy yo, un traje especial un poco más grueso que el de los surfistas y mi cámara, flotando en el agua. El bodyboard es mi pasión y gracias a ese deporte desarrollé mi oficio. Me siento muy afortunado de haber podido decidir mi camino a muy temprana edad y poder recompensar esta disciplina difundiéndola”, asegura. Instagram: @thenoriafilm / @___s_h_a_r_y___. www.thenoriafilm.cl

Deja tu comentario