*
29 noviembre, 2017
orla

El origen de la justicia

El inglés Philippe Sands es un gran experto en derechos humanos y ha escrito un ensayo imprescindible al unir sus memorias familiares con los juicios de Núremberg.

Por Marcela Fuentealba


Comentarista de prensa activo y autor de ensayos sobre temas como la ilegalidad de la guerra de Irak y sobre el uso de torturas del Ejército norteamericano, el nombre de Philippe Sands debiera sonar familiar en Chile, pues fue uno de los abogados que trabajó para juzgar a Pinochet en Londres. Trabajó también en casos de la antigua Yugoslavia y de Ruanda, Libia, Afganistán, Chechenia, Irán, Siria, Sierra Leona, Guantánamo e Irak.

Por una invitación a la ciudad ucraniana de Lviv para hablar sobre derechos humanos, encontró la casualidad que ilumina Calle Este-Oeste (Anagrama), un libro enorme, mezcla de ensayo y memoria familiar sobre la historia desconocida de los juicios de Núremberg, el acto legal más potente del siglo XX. Descubrió que en esa ciudad, donde había nacido y crecido su abuelo, también habían vivido y estudiado en la década del 20 dos abogados que lograron articular los delitos de genocidio y de lesa humanidad para castigar los crímenes de la Segunda Guerra.

Esta pequeña ciudad fue la más alejada del imperio austrohúngaro, luego pasó a dominación rusa, luego polaca, luego alemana, luego rusa otra vez, para terminar en Ucrania. Se llamó sucesivamente Lemberg, Lviv, Lvov y Lwów, y era tan amable como oscura, liquidada por guerras e invasiones, multicultural primero e intolerante después. Allí vivía una gran población judía que fue arrasada por los nazis, muchos de los cuales inmigraron: el abuelo de Sands, cuya historia increíble da cuerpo al libro, terminó en París. También se superponen otras vidas e historias personales que van construyendo un relato lleno de complejidades sobre este lugar perdido de Europa donde se revelan males y gestas poco conocidas.

Dónde comprar: 32.000 en librerías.

Deja tu comentario