*
12 julio, 2017
orla

Ritmos calientes

Durante la última década, de la mano de softwares y plataformas de streaming, el reggaetón y el house derivaron en infinidad de subgéneros. Aquí, un breve muestrario de estos ritmos.

Por Vadim Vidal


Paula 1230. Sábado 15 de julio de 2017.

Future house

La plataforma streaming Soundcloud es la favorita de los djs y productores para subir sus trabajos informales y mezclas. El productor francés Tchami comenzó a hacerlo en 2013 y llamó la atención de sus seguidores con sus mezclas de deep house (el punchi ácido de fines de los 90) con el vibrato del EDM (la electrónica de festivales masivos). Más asequible que la primera y bastante más abajo de la pelota que la segunda. Como broma bautizó el estilo como future house y fue tomado por productores que se subieron a la ola, siendo el más reconocido el holandés Don Diablo. Es básicamente música para fiestas zorronas.

Tropical house

RitmosCalientes4

No sabemos si los creadores del house en el Chicago de los 80 hubieran pensado que su género derivaría en tantas vertientes y, menos, que una de ellas sería facturadora de canciones del verano como el tropical house. También conocido como “rave tropical”, es un género que nació de la mezcla de dance hall jamaicano con trance de Ibiza y, obvio, deep house. Muy liviano y radiable. Sorry y What do you mean de Justin Bieber pertenecen a este estilo.

Moombahton

RitmosCalientes3

Esto es muy gringo: el dj de Washington DC Dave Nada estaba pinchando para la fiesta de graduación de su primo, cuando bajó el beat de la canción Moombah de Chuckie y Silvio Ecomo, le agregó vuvuzelas, in crescendo y la algarabía que resulta de mezclar house con reggaetón. También cultiva este ritmo Major Lazer, el proyecto del inglés Diplo con discos que pueden tener cortes melódicos. Hay una vertiente extrema, el moombahcore. Bailarlo puede ser considerado un ejercicio cardiorrespiratorio.

Trap

RitmosCalientes1

Significa “trampa” pero también el lugar donde se transa drogas en el argot de las urbes norteamericanas. Nace del hip hop, se mezcla con electrónica y prendió en Latinoamérica hasta asfixiar con el reggaetón, pero más que un género es una técnica de remezcla: un dj le agrega a una canción una base muy densa junto a hi-hats binarios. Comenzó en los 90 de la mano del hip hop sureño, de quien hereda su aura gangsta, pero explotó de la mano de la trap diva por excelencia, Rihanna, quien al ver cómo las versiones “trapeadas” de sus hits arrasaban en Youtube, lanzó Bitch Better Have My Money en 2015 y Work en 2016. En España hay cientos de trap divas, Bad Gyal la primera y más joven quien se dio a conocer simplemente cantando encima de Work. En Centroamérica hay referencias explícitas a las drogas, y en las estrellas colombianas, solo sexo. Para hacerse una idea: Cuatro babys de Maluma es trap inocentón.

Deja tu comentario