Siete maneras de introducirse en la cultura coreana, con Constanza Jorquera

Tiempo Libre

Siete maneras de introducirse en la cultura coreana, con Constanza Jorquera

Por Constanza Gutiérrez

Constanza Jorquera tiene veintiocho años y es candidata a doctora en Estudios Americanos. Entusiasta del K-pop y el té, hizo el pregrado en Estudios Internacionales, habla inglés, chino y coreano, y actualmente es profesora en la carrera de Ciencia Política en la UDP e investigadora en el Centro de Estudios Coreanos de la USACH.

—Ir a Patronato a visitar los supermercados, cafés y restaurantes coreanos
La comida es muy importante en Corea: es todo un ritual de unión social y creación de lazos. Es tan así que existe una forma de saludar muy común que dice algo así como “¿Has comido?” y no es que quieran saberlo realmente. Si no sabes nada sobre comida coreana y te da un poco de miedo, puedes empezar con los platos más populares entre los extranjeros como el bulgogi (rollitos de lechuga y carne), bibimbap (bowls con carne, verduras y huevo) o tteokbokki (masitas de arroz con salsa picante). También puedes probar los distintos tipos de kimchi, una preparación fermentada hecha, generalmente, a partir de col, nabo, rábanos y pepino, y la famosa parrillada coreana. En cuanto a la bebida, puedes tomar soju, un destilado tradicional hecho en base de arroz, y sus distintos sabores. Si te animas, mezclálo con cerveza. Es una costumbre muy típica al momento de comer parrillada coreana y se le llama somaek, que es la mezcla entre las palabras soju y cerveza o maekju.

—Escuchar alguna canción de un grupo de K-Pop
En Corea las modas avanzan tan rápido que ya van por la tercera generación de bandas de K-pop. La primera ola fue la de los noventas, con bandas como H.O.T, G.O.D o la cantante BOA, y la segunda es la de grupos emblemáticos que quizás hayas oído en alguna parte, como Super Junior, Big Bang y Girls Generation. La tercera es la de los grupos más famosos hoy, que comenzaron en 2012 o 2013, como EXO y BTS.

Las bandas coreanas suelen tener muchos integrantes (entre cuatro y dieciocho) y, tal como sucedía en occidente en los años noventa, cuando cada fanática elegía un favorito entre los integrantes de los Backstreet Boys o N’Sync según su personalidad, cada uno de estos integrantes (“idols”) tiene una característica o habilidad especial que hace que sus fans se identifiquen con ellos: está el líder de la banda, que suele ser el que más y mejor canta; también uno que es el bailarín principal, y otro llamado “visual”, cuya característica principal es ser muy bonito. Sin embargo, todos estos chicos son capaces de hacer todo tipo de cosas: en Corea los “idols” son un producto, un bien exportable tal como el cobre para Chile, y estos chicos se preparan desde los diez años para ser entretenedores: cantan, bailan, actúan, modelan y animan. Su carrera como integrantes de grupos musicales es corta y a los veinticinco años ya están retirados, entonces pasan a ser animadores de programas de televisión.

—Vivir la experiencia de cantar en un karaoke coreano
El karaoke en Corea es llamado “noraebang” y es muy similar al karaoke japonés: una sala de canto en la que pides soju y cosas para comer y eliges tus canciones. En Chile puedes encontrar uno en el restaurante coreano Dariwon, y también en el segundo piso del Sukine, ambos en Patronato.

—Ver televisión coreana
1.- Dramas
Los dramas son teleseries cortas —generalmente de dieciséis o veinte capítulos de una hora— y abordan muchas temáticas que van cambiando según las tendencias. Desde el año pasado están de moda los dramas de abogados, y durante una época hubo muchos sobre médicos, y en otro momento sobre chefs. Siempre cuentan de historias de amor y, tal como una teleserie latinoamericana, el conflicto en éstas suele ser la clase social (hombre rico y mujer pobre, por ejemplo). Estos dramas son muy adictivos y es difícil no terminarlos. Recomiendo ver Goblin, que trata de un guerrero antiguo condenado a vivir como un duende por la eternidad, hasta que conozca el verdadero amor; Descendants of the sun, que trata de un romance entre una médico y un capitán de las fuerzas especiales coreanas y Dr. Stranger, que aborda el tema de la corrupción política en Corea mediante la historia de un médico cirujano y su hijo que, tras años en Corea del norte, vuelven a Corea del sur.

2.- Programas de variedades
Estos programas de television llamados “de variedades” son lo más creativos, divertidos e increíbles que puedas imaginar. Su dinámica es muy diferente al estilo de programas al que estamos acostumbrados en nuestro país, permitiendo a las celebridades mostrar diferentes facetas de sus personalidades en situaciones impredecibles. Los hay de competencias, entrevistas, comida, música y un sinfín de géneros. Mis recomendados son: Running Man, Infinite Challenge, Knowing Bros, Law of the Jungle y Yu Huiyeol’s Sketchbook.

—Probar productos de belleza coreana
Los productos coreanos para el cuidado de la piel son mundialmente famosos. Su gran industria se encuentra a la vanguardia de la innovación en productos, ingredientes y packaging (empaque). Los precios son muy convenientes, sus productos son de gran calidad y, dependiendo de la marca, el diseño de su empaquetado puede ser muy lindo y tierno. Los productos más buscados son los BB Cream y CC Cream Cushion, tintes labiales, mascarillas faciales, espumas y aceites de limpieza, tónicos, emulsiones y esencias, siendo las marcas más conocidas Tony Moly, Etude House, Nature Republic, Innisfree, Skinfood, The Face Shop, Aritaum, Mamonde, Laneige, Missha, Banila Co, Peripera, Klairs y Dr. Jart.

—Aprender Taekwondo
Para los interesados en el deporte, el Taekwondo es el arte marcial y deporte de combate moderno de Corea, caracterizado por el énfasis en el uso de pies y manos, y reconocido por la variedad de técnicas de patada, pudiéndose encontrar varias escuelas y centros para aprender la disciplina.

—Aprender el alfabeto coreano, llamado “Hangeul”
Si todo esto te convenció y te interesa saber todavía más de la cultura coreana, puedes aprender el alfabeto, y solo con él ya podrás leer coreano. Este alfabeto consiste en veinticuatro fonemas (catorce consonantes y diez vocales) y, a diferencia de otros idiomas asiáticos como el chino, que es ideográfico, el coreano tiene letras, con las que se construyen sílabas y bloques silábicos, tal como en el castellano, por lo que se puede leer coreano con facilidad. Esto te puede ser útil, entre otras cosas, al ir a un restaurante coreano y leer el menú, para saber qué tiene cada uno de los platos.

Seguir leyendo