*
1 diciembre, 2016
orla

Una periodista detrás del incendio

Hace un mes llegó a las librerías Incendio en la Torre 5 de la autora Tania Tamayo, que narra la tragedia en la cárcel de San Miguel, en 2010, donde murieron 81 presos que tenían, en promedio, 24 años. Acá, comparte las reflexiones que le dejó esta investigación.

Por Carola Solari


Paula 1214. Sábado 03 de diciembre de 2016.

La escena del incendio descrita en las primeras páginas del libro para los pelos. Ahí están los presos del ala norte: el Bryan, el Cototo, el Monstruo Julián, el María de los Perros, llamado así porque era amante de los animales. Ahí está el cilindro de gas que se transforma en lanzallamas en una pelea entre los presos y prendió el colchón de una litera y rápidamente alcanzó sábanas, cortinas. Y también está la desesperación de esa noche; los gritos, el intento de respirar apegados a las ventanas, el forcejeo de los gendarmes por derribar la reja porque no fue posible abrir el candado de arriba.
Dos años le tomó a la periodista Tania Tamayo, quien trabajó en The Clinic y hoy es colaboradora de revista Paula, reportear y escribir este libro que se adentra en la precariedad de la cárcel, las promesas incumplidas, la seguidilla de errores administrativos y la displicencia de la justicia que no encontró culpables para esta tragedia.

2

Hablaste con varios sobrevivientes, ¿qué te llamó la atención de los relatos de ellos?
Por un lado noté mucha desesperanza y por otro la necesidad de ser reconocidos. Los relatos son tremendos: cómo pasaban por sobre sus cuerpos para poder salvarse o metían la cabeza dentro de los colchones para poder respirar. Muchos quedaron enrabiados o incrédulos, otros salieron adelante. Y la mayoría se enfermó y se perdió en la droga.

Les dedicaste algunas páginas a los gendarmes, haciendo ver sus nefastas condiciones laborales. ¿Por qué te detuviste en ellos?
Los gendarmes son, principalmente, jóvenes con bajos sueldos, que viven con un desarraigo grande al ser destinados lejos de sus casas. Tienen jornadas extenuantes de 22 o 30 días sin descanso. Y trabajan sin condiciones mínimas de protección. El día de la tragedia había 4 guardias internos para 1956 reos.

“Los relatos de los sobrevivientes son tremendos: cómo pasaban sobre los cuerpos para salvarse o metían la cabeza dentro del colchón para respirar”.

La justicia no encontró culpables en este caso. ¿Cómo interpretas eso?
Uno de los jueces que entregó la sentencia me argumentó que fue porque la investigación no fue bien llevada y no contempló más allá de la Dirección Regional. Acá, además, había cargos que podrían haber tenido responsabilidad en episodios concretos, como las obras de arreglo de las redes secas y húmedas con un valor de 42 millones que no se hicieron como debían y perjudicaron las labores la noche del incendio.

¿Qué autoridad debería leer este libro?
Todos los que tengan que ver con el Ministerio de Justicia y Obras Públicas de los gobiernos de la Concertación y el del Presidente Piñera. Los que han interrumpido políticas públicas por cuoteo político. Los parlamentarios de ambos sectores. Y, por cierto, aquellos funcionarios de Gendarmería que se acogieron a retiro en el momento exacto para hacer crecer los montos.

$13.900 en librerías

Deja tu comentario