*
31 octubre, 2017
orla

La planta que protege del sol

De la raíz de la glycyrrhiza, nativa de Europa mediterránea y Asia, se extrae la raíz de licochalcona A, un fenol natural que, además de sus propiedades antibacterianas, antiparasitarias y antiinflamatorias, es un potente protector de la luz visible de ampolletas y pantallas y el estrés oxidativo que esta provoca.

Por Rita Cox / Ilustración: Paloma Moreno


Paula 1238. Sábado 4 de noviembre de 2017.

Aunque desde el 2.800 a.C. los chinos ya la usaban ampliamente en su medicina, y griegos y romanos la empleaban para aliviar la tos, la faringitis y el asma, el uso tópico de la Licochalcona A es bastante más reciente y mucho más su rol en la fotoproteccción. Este, de hecho, ha sido el gran tema de los últimos congresos de la Academia Europea de Dermatología y Venereología (EADV), cuya última edición se realizó en septiembre en Ginebra.

En los recientes EADV se ha insistido en que las plantas son tan fundamentales en la dermocosmética actual como las verduras en una dieta equilibrada. “El buen cuidado de la piel es inconcebible sin compuestos vegetales”, dijo el biólogo farmaceútico de la Universidad de Halle (Alemania) Birgit Drager. Segundo, se confirmó que el activo de esta raíz no solo es efectivo en tratamientos para la dermatitis, el enrojecimiento y la rosácea, sino que es un potente fotoprotector de la luz visible, es decir, aquella que emite el sol, las ampolletas y las pantallas de celulares. Así se explica, que toda la línea de bloqueadores solares de la marca alemana Eucerin contenga extractos de licochalcona A, que protegen también puertas adentro.

De acuerdo a estudios realizados en personas, la licochalcona A construye un depósito contra el proceso oxidativo en las capas de la piel más profundas y ofrece protección de las células de la piel contra los daños. La dermatóloga chilena Carla Muñoz, directora médica del centro Globalderm (www.globalderm.cl), lo explica de esta manera: “La licochalcona estimula la producción de elementos antioxidantes para ‘limpiar’ el daño producido y, además, inhibe la producción de elementos pro inflamatorios”.

Naturaleza y tecnología

No basta con tomar un ejemplar de glycyrrhiza, extraer su raíz y elaborar la formulación. Para obtener el activo dermatológico y fotoprotector es necesario, primero, identificar la planta correcta, que debe ser examinada para garantizar uniformidad y pureza. El control de calidad continúa después de la extracción para asegurar un extracto estandarizado de alto nivel. En el chequeo deben descartarse efectos contaminantes que podrían actuar como irritantes o alergénicos. Una vez obtenido el extracto de licochalcona A, este se combina con otros ingredientes. El Eucerin Sun Gel-Crema Oil Control Toque Seco FPS 50+, por ejemplo, para cutis graso y propenso al acné, contiene filtros UVA/UVB fotoestables, licochalcona A y ácido glicirretínico, que refuerza los mecanismos de protección y reparación del ADN naturales de la piel. Además, contiene L-Carnitina, reguladora del sebo, y una combinación de tres pigmentos matificantes que absorben los lípidos, responsable del acabado mate. Todo eso en una frasquito de 50 ml.

Deja tu comentario