Qué calor, qué calor

Belleza

Qué calor, qué calor

Por Angélica Lamarca

No solo la piel queda más linda. Los baños de sauna permiten que el oxígeno y los nutrientes vitales fluyan libremente por el cuerpo, relajan la musculatura, mejoran lesiones y ayudan a eliminar toxinas.

TIPOS DE SAUNA
La cosmetóloga y directora de www.medsthetik.cl, Mónica Böhmer, explica las diferencias entre el sauna tradicional (seco) y el sauna infrarrojo:
Sauna tradicional: se calienta el aire del ambiente para que este calor se transfiera al cuerpo y así se logra transpirar.
Sauna infrarrojo: desintoxica y regenera a menor temperatura que el convencional. Utiliza emisores de luz infrarrojo que pertenecen al espectro invisible (el visible va del rojo al violeta), y a diferencia de la luz ultravioleta, no es dañina. No son necesarias temperaturas tan altas como en el sauna tradicional.

MEJOR RENDIMIENTO DEPORTIVO
La coach de vida saludable y profesora de educación física Pilar Caviedes dice que el calor y la vasodilatación que se logra en un baño de sauna permiten que el oxígeno y los nutrientes vitales fluyan libremente por todo el cuerpo. Relaja la musculatura y mejora lesiones. Es protector en la salud de las mitocondrias, responsables de utilizar la energía en todas las funciones metabólicas.

BUEN DATO
Mónica Böhmer dice que “si en un sauna usamos una mascarilla de aceite de coco en todo el cuerpo, la piel quedará sedosa, luminosa, suave y regenerada”.

MEJOR PIEL
Gaëlle Duret, health coach, explica que la piel es el órgano más grande del cuerpo y es vital para eliminar toxinas. En el sauna se desechan bacterias y virus, mejora la circulación sanguínea y se limpian los poros.

IMPORTANTE
Personas con la presión arterial muy elevada o no controlada, deben consultar a su médico antes de tomar un baño de sauna.

Seguir leyendo