*
5 diciembre, 2017
orla

Santiago a través de un lente

Miles de personas frecuentan las mismas calles, pero este grupo de fotógrafos ve cosas que el resto no. Y con una cámara o un dron, las capturan y comparten en sus redes sociales. Aquí, cinco profesionales y aficionados que miran la capital desde una perspectiva diferente.


Por Camila Sánchez B. / Fotografía: Felipe Ortiz

Paula.cl

Desde las alturas

Cuando tenía 15 años, Esteban Araneda (22) se dedicaba a patinar todo el día con sus amigos. Como era el único del grupo que tenía una cámara réflex, le dieron ganas de tomar fotografías y hacer videos de estilo deportivo. Desde ahí empezó el hobby, que quiso transformar en su forma de vida una vez que se graduó del colegio. Tuvo un aprendizaje autodidacta, gracias al material que está disponible en internet, que hoy complementa como estudiante de Comunicación Audiovisual Digital en el Instituto Profesional Santo Tomás.

“Me inspiran los cerros y la arquitectura que tenemos, además, saber que estamos rodeados de una inmensa cordillera”, explica. Por esto en su Instagram (@estebang.1) destacan fotos cenitales de la ciudad –que logra con un dron– y otros planos generales que muestran los edificios y su contraste con la vegetación. “Mi objetivo es mostrarles a todos los santiaguinos dónde estamos insertos”, dice.

Plaza de Armas, Estación Central y canchas de fútbol callejeras, todo mirado desde arriba. Con su dron, el arquitecto Felipe Ortiz (42) toma fotos o videos aéreos de la geografía y los edificios capitalinos, los cuales comparte con sus más de 3 mil seguidores en Instagram (@fffooooppppp). “Uno puede ir redescubriendo lugares desde esta perspectiva no tradicional”, cuenta. Su historia con la fotografía ha sido larga: este arte le ha interesado desde niño y aprendió experimentando con la primera cámara análoga que llegó a sus manos. Hoy, además del dron, utiliza cámaras digitales, lo que le gusta especialmente por la posibilidad que le da de intervenir la foto original. No es su principal oficio, cuenta Felipe, pero es una afición a la que le seguirá dedicando gran parte de su tiempo y llevando a diversos proyectos.

Arquitectura

Como respuesta a los comentarios negativos sobre Santiago, Felipe Ahumada (21) con su cámara e incluso con su celular, intenta demostrar que la capital es una fuente de arte, inspiración y hasta tranquilidad. “Las personas pasan diciendo que Santiago es un asco de ciudad y yo estoy tratando de demostrar lo contrario”, dice.

Es técnico en análisis químico y estudiante de Ingeniería Química Industrial, pero hace tres años juega con la fotografía como hobby, instruyéndose a través de tutoriales de Youtube. En su cuenta de Instagram (@felipeandres.ph) predominan imágenes de la arquitectura de Santiago, especialmente en contraste con la naturaleza, que rompe con el gris.

Mirada rural

Dice que tiene una relación de amor-odio con la capital, aunque últimamente el amor ha ido ganando. Sofía de la Fuente (21) vive en un sector rural de la Región Metropolitana, donde los amaneceres y atardeceres la inspiraron a tomar una cámara y empezar a fotografiar, hace ya 7 años. Hoy, cuando viene a la ciudad, lo hace acompañada de una cámara que heredó de su hermano fotógrafo, para plasmar, en sus palabras, la espontaneidad dentro de la monotonía. “Santiago puede parecer un poco intimidante cuando recién se comienza a conocer, pero mientras más te adentras en sus calles, mientras más dejas de mirar el suelo y te atreves a mirar la punta de los edificios o la mirada de los citadinos, te das cuenta de que tiene una identidad cultural única y un ritmo propio”, explica la joven que, el próximo año, empezará a estudiar Fotografía Profesional. Instagram: @sofia_delafuenteg.

Las caras de la capital

“Quienes vivimos en esta selvita de cemento hemos visto cómo ha ido cambiando”, dice el estudiante de Fotografía, Pablo Friedmann (25). Con cámaras análogas y digitales, el santiaguino siempre está con los ojos bien abiertos para captar momentos irrepetibles en esta “ciudad de dinosaurios conservadores”, dice. “Creo que en Chile, y en especial en Santiago, solo se ve lo que se quiere ver y hay una parte importante que se pasa por alto”, asegura, mencionando a quienes viven en la calle, discapacitados, inmigrantes y adultos mayores: “Eso es lo que quiero documentar y mostrar: la vida cotidiana e ignorada de la capital”. Hace cuatro años se dedica a sacar fotografías, trabajo que aprendió de manera autodidacta y que hoy perfecciona en la Universidad del Pacífico. Tardó en llegar a esta pasión, ya que previamente pasó por Derecho y Periodismo. Hoy, asegura, es esto a lo que se quiere dedicar para toda la vida. Instagram: @polfriephoto.

Mira aquí más de sus fotografías.

Deja tu comentario