Eataly, el lugar que hay que visitar en Nueva York

Gastronomía

Eataly, el lugar que hay que visitar en Nueva York

Por Francisca Urroz

Cinco mil metros cuadrados con 10 mil productos frescos y envasados para llevar o disfrutar en la tienda. Pescadería, carnicería, cafetería, tienda de vinos, una escuela de cocina, siete restoranes y más. Todo en el principal mercado de comida italiana que se ha transformado en un must para neoyorkinos y turistas. Aquí las razones de por qué todo amante de la comida debe visitarlo.

Paula 1152. Sábado 19 de julio de 2014.

Cinco mil metros cuadrados con 10 mil productos frescos y envasados para llevar o disfrutar en la tienda. Pescadería, carnicería, cafetería, tienda de vinos, una escuela de cocina, siete restoranes y más. Todo en el principal mercado de comida italiana que se ha transformado en un must para neoyorkinos y turistas. Aquí, las razones de por qué todo amante de la comida debe visitarlo.

Comer, comprar y aprender. Así se puede resumir la experiencia gourmet que Eataly ofrece al público. Ubicado en pleno centro de Nueva York, en sus cinco mil metros cuadrados, el público puede adquirir pan recién horneado, los ingredientes para preparar una sofisticada comida, disfrutar en un restorán de la mejor cocina italiana o simplemente tomar un café. “Cocinamos lo que vendemos y vendemos lo que cocinamos”, declaran en su manifiesto.

Además de la tienda de Nueva York, hay otros 26 locales de Eataly en el mundo: 10 de ellas en Italia (Turín Lingotto, Turín Lagrange, Pinerolo, Asti, Monticello, Milán, Génova, Bolonia, Roma, Bari y Florencia.),13 en Japón, una en Chicago, otra en Dubai y una en Turquía.

Y es que Eataly no es una tienda: es un mercado multifuncional, un verdadero emporio culinario, con más de 10 mil productos italianos y locales, que van desde frutas y verduras, pastas caseras, pan fresco, carne de primera, embutidos, quesos y pescados hasta aceites de oliva, vinagres, mermeladas y conservas, entre otros. Además, hay cinco estaciones de comida con productos preparados para llevar y hacer, por ejemplo, un pic nic. La oferta incluye paninis, carne asada, panes artesanales, finos pasteles y helados caseros, elaborados con pistachos de Sicilia, entre otros sabores. Una alternativa para vivir la experiencia, es disfrutar de un café en las barras de Lavazza y Vergano, que ofrecen una amplia oferta de bebidas calientes, las que se pueden acompañar con pasteles y facturas caseras de Eataly.

Sus restoranes
En Eataly hay siete restoranes —6 en el primer piso y 1 en la azotea— con auténticos platos italianos, pero con énfasis en un tipo particular de alimentos. Así, el Il Pesce, ofrece antipastos y platos marinos; Le Verdure, sirve platos inspirados en los vegetales de la temporada; y La Pizza y La Pasta, con las tradicionales preparaciones italianas. Al medio de la tienda se encuentra La Piazza con degustaciones de embutidos, quesos, mozzarella casera, vinos por copa y cervezas.

Por US$ 35 se puede participar en uno de los “Eat-ineraries”, tours guiados al interior de la tienda. En aproximadamente una hora y media, se hace un recorrido por todos los departamentos, conociendo los diversos procesos productivos. Así por ejemplo, se puede observar la elaboración de mozzarella fresca o pizzas. También incluye la degustación de diversos sabores. Se realizan los miércoles a las 10 y 10:30 horas. Más información: lascuola@eataly.com.

Estos cuatro comedores funcionan por orden de llegada, pero para garantizar una mesa se puede reservar en el Manzo, el comedor más formal de Eataly especializado en carnes; en Pranzo, que funciona al almuerzo y que mensualmente tiene como inspiración a una región italiana; o en La Birreria, una gran terraza al aire libre ubicada en la azotea, donde la especialidad son las cervezas artesanales en barril, las que se sirven junto a diversos aperitivos. Gracias a su techo retráctil y los calentadores, la terraza está abierta, incluso, en los meses fríos.

Aprender cocinando
Al costado de la tienda se encuentra La Scuola, un sector habilitado para dictar diversos cursos de cocina, los que pueden ser teóricos, en los que se observa cómo se prepara algún plato; prácticos o tipo restorán, instancia en la que se participa de la preparación de una cena y se degusta. Así por ejemplo, se puede prender el arte de un buen risotto, cómo hacer —con las manos en la masa— una verdadera pizza napolitana, el maridaje perfecto para cada ocasión, a fabricar mozarella de la mano del quesero de Eataly o participar de una comida inspirada en alguna de las veinte regiones de Italia. Los precios van entre US$ 60 y US$ 125, toda la programación en www.eataly.com/school.

Lee aquí una nota sobre Eataly Milán.

Seguir leyendo