*
7 febrero, 2018
orla

Tips, sin apuro, para comprar online

Errar es humano, pero cuando uno compra por internet la idea es que eso no ocurra. Para los todavía inexpertos en comprar ropa online, algunos tips para aprender con calma.

Por Pilar Navarrete / Fotografía: archivo revista Paula


Paula.cl

Como casi todo lo que uno hace por primera vez en la vida, cuando me atreví a inaugurar mi veta de compradora de ropa online partí equivocándome. El error fue grande. Literalmente, muy grande: el abrigo negro, con forro escocés, precioso que había visto en el sitio inglés Asos.com –que reúne a distintas marcas y despacha sin costo a todo el mundo-, era dos tallas más grande que la mía, a lo que hubo que sumar que el modelo del abrigo era oversize. Es decir, nadaba adentro del abrigo que todavía guardo con su etiqueta por que no sé a quién ofrecérselo. Desde entonces, decidí tener mejor ojo. Y lo desarrollé: de mis compras de ropa, hoy casi todas son online porque no tolero mucho los malls.

Para los aún temerosos de internet, aquí algunos tips:

*Primero, vitrinear por Instagram: casi todas las marcas de ropa hoy tiene cuenta en Instagram. Fue un acierto, porque es una vitrina rápida, un catálogo a la vista que me hace pasar menos tiempo pegada revisando la tienda. Cuando me gusta algo, entro, lo guardo, lo dejo para ver más tarde. Mi ley con el celular es no quedarme pegada, para que comprar sea un placer, no una adicción.
*Elegir durante meses: selecciono todo lo que me gusta y lo guardo por meses en mis elegidos. Cuando flojeo, abro la aplicación en mi celular y reviso una y otra vez a ver si siguen disponibles, si han bajado de precio. Elegir durante meses ayuda, porque a veces algo que la primera vez lo encontré precioso, a la segunda o tercera me parece con gusto a nada. Así he evitado muchas compras compulsivas.

*Ojo con las telas: Para elegir bien un vestido, una blusa, unos pantalones, es clave que el sitio web tenga una buena lupa o zoom que permita ver el detalle de las telas, su caída. Para eso también ayudan los videos de cada prenda (si un sitio web no tiene video, yo por lo menos no compro ahí): eso me ha salvado varias veces de comprar algo que en un principio se veía lindo, pero al andar resultaba horrible.

*Las tallas: todo el mundo le tiene miedo a equivocarse con las tallas, pero cuando uno llega a un sitio donde encuentras que la ropa te calza, según yo no tienes mucho riesgo de error. Yo, confieso, suelo comprar solo en Asos.com porque reúne varias marcas y las tallas, descubrí, son equivalentes a un cuerpo como el mío, de contextura de una chilena normal. Salvo la primera vez, nunca me he vuelto a equivocar. Pero confieso que no me atrevería a comprar en un sitio web chino, porque intuyo que las tallas son mucho más angostas por la contextura de las mujeres.

*A la inversa: como suelo revisar páginas estadounidenses e inglesas, suelen estar en la temporada contraria: verano cuando acá es invierno, invierno cuando acá es verano. Eso me permite siempre comprar en Sale.

*No pensar en la demora: suelo comprar sin seguimiento, porque así el despacho es gratis. Pero claro, sin seguimiento, una vez que el pedido llegar desde el extranjero a Chile, uno es la última prioridad para el correo nacional. Eso lo comprobé hace poco tiempo, cuando llamé por teléfono para saber por qué se demoraba tanto en llegar mi pedido. Me dijeron que yo era la última prioridad para el correo acá en Chile por haber comprado sin carácter de urgente. Hay compras que se han demorado 5 meses en llegar a mi casa. Pero todas ellas siempre han llegado.

Etiquetas: ,